Estos son los exgobernadores que acabaron tras las rejas en México - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nacional

Estos son los exgobernadores que acabaron tras las rejas en México

Uno de ellos terminó en el penal que él mismo mandó a construir


Estos son los exgobernadores que acabaron tras las rejas en México | El Imparcial de Oaxaca

La detención de Jaime Rodríguez, “El Bronco”, ex gobernador de Nuevo León por presunto desvío de recursos, se suma a una lista de ex mandatarios locales que han sido detenidos, después de concluir su administración. El exmandatario terminó recluído en el mismo penal que el mandó a construir durante su gestión.

“Ser incorruptibles empieza por no robar, por castigar a los que robaron y desviaron el dinero de Nuevo León a sus campañas. Y aquí ya empezamos”, declaró el actual mandatario neoleonés, Samuel García, al confirmar la captura de su antecesor. Rodríguez fue trasladado al penal 2 de Apodaca.

Aquí, un recuento de los ex gobernadores que han sido apresados en los últimos años por diversos delitos.

Mario Villanueva Madrid (Gobernador de Quintana Roo 1993-1999)

Fue uno de los primeros gobernadores que terminaron apresados en la historia contemporánea de México. El ex mandatario, que llegó al poder por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) fue acusado por los delitos de lavado de dinero, asociación delictuosa y delitos contra la salud, razón por la cual fue sentenciado a una condena de 28 años de prisión. Sin embargo, en 2020, se le otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria.

Se le acusó de proteger al Cartel del Golfo, encabezado por Amado Carrillo Fuentes, alias “El Señor de los Cielos”. Buscó el indulto presidencial, pero por los delitos cometidos, no se le concedió.

Javier Duarte (Gobernador de Veracruz 2010-2016)

El ex mandatario veracruzano purga una condena de 9 años de prisión por los delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa. También se le ha señalado por desaparición forzada. La orden de aprehensión en contra de Duarte de Ochoa fue girada el 14 de octubre de 2016 y detenido el 15 de abril de 2017 en Guatemala.

Pese a que ya ha cumplido más de la mitad de la condena, colectivos que buscan personas desaparecidas se han manifestado en contra de que sea liberado próximamente. Su esposa Karime Macías también fue detenida y, recientemente, el gobierno del Reino Unido ha dado luz verde a su extradición.

Tomás Yarrington (gobernador de Tamaulipas de 1999-2004)

El gobernador de Tamaulipas se declaró culpable por el delito de lavado de dinero y aceptar sobornos por más de tres millones de dólares, recursos ilícitos que empleó para adquirir bienes raíces en Estados Unidos.

“En abril de 2017, las autoridades capturaron a Yarrington en Italia mientras viajaba con un nombre falso y un pasaporte falso y otros documentos de identificación. Fue puesto bajo custodia con una orden de arresto provisional basada en la acusación presentada en mayo de 2013. Aunque Yarrington impugnó la extradición, las autoridades italianas finalmente autorizaron su extradición a los Estados Unidos. Llegó en abril de 2018 donde ha permanecido bajo custodia”, según informó el Departamento de Estado de EU.

Roberto Sandoval (Gobernador de Nayarit 2011-2017)

Las autoridades federales acusaron al exgobernador de Nayarit por los delitos de lavado de dinero con los que presuntamente adquirió bienes raices por más de 222 millones de pesos.es acusado de lavado de dinero por la compra de cinco inmuebles valuados en 222 mdp, ocultando el origen de los recursos en operaciones realizadas de 2009 a 2015.

En diciembre del año pasado, la Fiscalía General de la República solicitó una condena de 15 años de cárcel para Sandoval, aunque podría reducir su condena si ofrece colaboración con las autoridades.

César Duarte (Gobernador de Chihuahua de 2010-2016)

El ex gobernador de Chihuahua fue detenido en julio de 2020 en Miami, Florida, con fines de extradición a México. Las acusaciones su contra son por daño al erario, peculado, peculado agravado y delitos electorales por más de mil 300 millones de pesos. En total, Duarte tuvo en su contra 21 órdenes de aprehensión por parte de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales y otra más por la Fiscalía estatal. Por estos crímenes, estuvo prófugo durante más de tres años.

Jorge Torres López (Gobernador interino de Coahuila en 2011)

Fue gobernador interino de Coahuila y se declaró culpable de lavado de dinero en una corte de Corpus Christi en Estados Unidos. Actualmente purga una condena de tres años de prisión. Su gestión fue señalada por recibir sobornos para otorgar permisos de construcción. Una vez que se le dictó sentencia, parte de la compensación del daño fue entregar una propiedad adquirida por medios ilícitos.

Andrés Granier (Gobernador de Tabasco de 2007-2012)

Fue acusado por peculado, sin embargo resultó exonerado en 2019 por ese delito. Tras esa absolución, Granier hizo una contrademanda en la que acusó a Arturo Núñez de tener dolo en las acusaciones que lo llevaron a prisión.

Jesús Reyna (Gobernador interino de Michoacán en 2013)

Fungió como gobernador interino de Michoacán por unos meses y en cuanto dejó esa función fue aprehendido en 2014. La entonces denominada Procuraduría General de la República lo acusó de tener nexos con el narcotráfico, principalmente con Servando Gómez, alias “la Tuta”. Uno de los elementos clave para su captura fue que apareció en un video donde se le ve negociando con el capo mencionado.

Reyna pasó más de cuatro años en prisión y se le retiraron los cargos sin mayores explicaciones por parte de la autoridad.

Guillermo Padrés (Gobernador de Sonora 2009-2015)

La Fiscalía General de la República abrió dos procesos penales contra el exgobernador del estado de Sonora Guillermo Padrés: uno por delincuencia organizada y lavado de dinero y otro por defraudación fiscal, por considerar que hay elementos suficientes para solicitar una pena condenatoria”.

El proceso iniciado por delincuencia organizada y por operaciones con recursos de procedencia ilícita se inició en 2014, mientras que el de la defraudación a Hacienda arrancó en 2016.


 

Relacionadas: