La flor inmortal, una tradición que no muere | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

La flor inmortal, una tradición que no muere

Corazones, cruces y diversas piezas son las que la familia Raymundo Sánchez confecciona con la también llamada flor siempre viva


La flor inmortal, una tradición que no muere | El Imparcial de Oaxaca

Con colores como el rojizo, naranja, amarillo y blanco, las flores inmortales destacan en diversas figuras, las cuales son utilizadas para adornar las típicas canastas de las chinas oaxaqueñas, los altares del Día de Muertos y la Noche de Rábanos. La familia Raymundo Sánchez, originaria de la comunidad de San Antonino Castillo Velasco, en los Valles Centrales, lleva cinco generaciones trabajando con la también llamada siempre viva. 

Esta flor se obtiene del campo, pero no se cultiva en cualquier temporada. La familia Sánchez ha aprendido a trabajarla y a crear obras de arte, mismas que son apreciadas por turistas nacionales y extranjeros en las diversas festividades de Oaxaca.

Hace unas semanas, autoridades estatales visitaron el taller de la familia Raymundo Sánchez, donde doña Francisca las recibió con una oración y un agradecimiento. Su negocio se llama “Biushita” (pequeño, en zapoteco) y es reconocido por el gran esmero con el que realizan sus obras.

El secretario de Turismo acudió especialmente ante la invitación de doña Francisca. “Estamos aquí con la finalidad de ayudar a las familias para la reactivación económica del estado a través de quienes generan sus propios empleos y, sobre todo, porque vienen las festividades de la temporada decembrina, y es importante que vengan nuestros visitantes, que vengan los oaxaqueños a conocer nuestras costumbres y tradiciones para sentir el arte popular de las artesanías que hacen estas manos maravillosas”, comentó el titular de la dependencia.

Por años, don Israel comienza a trabajar en los diseños durante la madrugada; estos se muestran en las paredes de su casa-taller, ya que son muy laboriosos. Además, las dos hijas de este matrimonio, Laura y Montserrat son las encargadas de continuar con el gran legado de sus padres dando a conocer las piezas a través de las redes sociales como en exposiciones, que en su mayoría suelen ser muestras religiosas.

El carrizo, las hojas de plátano y algunos alfileres son materiales esenciales para tejerla, ya que se convierte en un proceso laborioso que puede tardar hasta cinco días en la elaboración de una figura pequeña, porque una particularidad es que cada uno de los corazones, cruces y piezas que realizan, pueden tener una vida útil de 30 años.

Estas figuras son ideales para adornar los tradicionales altares del Día de Muertos, calendas, entre otras. La flor inmortal es una tradición única en el estado y en la comunidad de los Valles Centrales.

La familia Raymundo Sánchez anhela que pronto puedan reanudarse los eventos de la Noche de Rábanos, ya que es un concurso en el que año con año participan; incluso, han ganado en varias ocasiones. Su objetivo es seguir sorprendiendo a los visitantes y, por ende, tener los primeros lugares con los premios que motivan a continuar con el rescate y tradición de la también llamada flor siempre viva.