Cubrebocas, el mayor contaminante actual | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Cubrebocas, el mayor contaminante actual

Los cubrebocas son arrojados en espacios públicos luego de haber cumplido con su función


Cubrebocas, el mayor contaminante actual | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Otra de las adversidades que ha traído a su paso la pandemia del coronavirus ha sido la generación de un nuevo contaminante en la vía pública: el cubrebocas, el cual es arrojado en los espacios públicos luego de terminado su tiempo de uso, manifestó el director de Salud municipal de Huajuapan, Alberto Óscar Antonio Vieyra.

Explicó que las autoridades de salud, en su momento, emitieron la recomendación del uso del cubrebocas o caretas para evitar posibles contagios entre la ciudadanía, sin embargo, existe un significante número de personas que arrojan a diario este tipo de insumos de protección, originando una nueva problemática no solo a nivel municipal, sino mundial.

“En este sentido, queremos hacer el exhorto a los ciudadanos a esforzarnos por no tirar los cubrebocas en la vía pública, el impacto en primer lugar es la contaminación que pueda haber en las calles, precisamente por el material, ya que éste es resistente y no tan fácilmente se degrada, además, ahora por la temporada de lluvias, los cubrebocas podrían llegar a tapar las alcantarillas provocando inundaciones en los domicilios”, dijo.

Antonio Vieyra recalcó el valor de ser ciudadano responsable, desechando de forma correcta las mascarillas, por lo que para este proceso refirió que en primera instancia el aditamento se debe retirar por la parte de los tirantes, evitando tocar o manipular la parte frontal y posteriormente rociarlo con sanitizante, cloro o alcohol y colocarlo en una bolsa o contenedor de basura.

Señaló que en el caso de los cubrebocas de tela, es importante que al término de cada jornada laboral se laven, además de verificar que aún sean útiles, colocándolos a contraluz para revisar que no tengan orificios o fisuras por lo que fácilmente podría colarse el virus.

“Hay que cortar o romper el cubrebocas, porque desafortunadamente también hemos visto en los distintos medios cómo empieza a haber un comercio negro de cubrebocas, pues hay gente que los lava como si eso fuera todo lo que se tuviera que hacer y los vuelven a empacar para ponerlos a la venta”, aseveró.


 

Relacionadas: