Mujeres de la región Mazateca desconocen las leyes a su favor | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Mujeres de la región Mazateca desconocen las leyes a su favor

Ignoran la existencia de un defensor de Oficio gratuito en el Juzgado Mixto de Primera Instancia.


Mujeres de la región Mazateca desconocen las leyes a su favor | El Imparcial de Oaxaca

En los tiempos actuales —y a pesar de los adelantos de la tecnología informativa—, la mayoría de mujeres que habitan esta zona noroeste de Oaxaca desconocen que existen leyes del Código Penal y Civil a su favor, por lo que no recurren a los defensores de oficios que, supuestamente, brindan sus servicios “gratuitos” a la ciudadanía en casos de litigios y controversias constitucionales.

Un caso real y reciente es el de la señora Simona Martínez, quien tiene su domicilio en una agencia municipal de Huautla; es madre de dos hijas, misma que ha sufrido violencia intrafamiliar constante de su cónyuge desde hace varios años, pero la víctima —al desconocer sus derechos legales— ha soportado el martirio y deshumanización de su marido, apoyado por el padre de este sujeto que ha aplaudido los desmanes de su hijo, en vez de compadecerse por la mala vida que lleva su nuera.

Al respecto, el estudiante de leyes Avelino Guzmán Hernández detalló que así como este caso hay cientos de asuntos similares, en donde la mujer soporta los maltratos físicos, humillaciones, agresiones psicológicas y económicas de los esposos, y no los denuncian porque no saben cómo actuar, aunque a la hora de la verdad y acudir con los síndicos o fiscales no hay testigos presenciales, quedando el asunto igual que antes.

Expresó el informante que otro de los obstáculos de la mujer indígena es que no hay traductores bilingües en las dependencias del Gobierno del estado, ya que los funcionarios y servidores públicos que ahí laboran proceden de la capital oaxaqueña y no hablan el mazateco, náhuatl o mixteco, y por tal motivo la quejosa vuelve a quedar desamparada, prefiriendo no denunciar al “hombre” de la casa por temor a perder a sus retoños.