Mixtecos recibirán el Año Nuevo 2020 en austeridad
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Mixtecos recibirán el Año Nuevo 2020 en austeridad

El festejo de Año Nuevo pasa a segundo plano.

Mixtecos recibirán el Año Nuevo 2020 en austeridad | El Imparcial de Oaxaca

Para muchos la fecha más importante es el Año Nuevo y los festejos son indispensables para unir a las familias y desear lo mejor.

En la Mixteca –afirman las familias– este festejo será secundario cuando existe la incertidumbre de estabilidad en muchos sentidos: el económico y las principales carencia.

Zenaido Cuevas San Juan, campesino originario de Santa Lucía Monte Verde, afirma que para sus cuatro hijos, nietos y nueras sólo se hacen unos frijolitos, unas aguardiente para agarrar calor y a dormir como un día cualquiera.

“Las esperanzas desde hace muchos años se murieron aquí, desde que era yo pequeño no conocí nada de Navidad y Año Nuevo, somos pobres, nacimos pobres y lo único que esperamos es poder ver salir el sol para ir a buscar alimentos y tener algo en la panza”, dijo.

María López López, de Allende Chalcatongo, adulta mayor y que a orilla de carretera tiene una pequeña tienda dijo que no le importa que inicie el Año Nuevo, cuando las cosas son iguales año con año y cada día está más jodida la cosa, dijo.

Señaló que para ella festejar Año Nuevo, al igual que muchas familias de la Mixteca, se llevan una tortilla a la boca, un café de olla y la bendición de los tíos grandes para poder despertar al otro día.

Miguel Quiroz, joven que estudia la secundaria en Chalcatongo, dijo que es muy sencillo lo que se hace en casa, ya que la mayoría de los niños y jóvenes viven con tíos y abuelos, luego de que los padres son migrantes.

Y es que en la ciudad o en las cabeceras municipales estas fechas son empeñadas para el retorno de migrantes, quienes suelen ser los que costean los festejos de Año Nuevo; sin embargo, hoy afirma que la economía no da para una fiesta en grande como en otros años.

Una familia promedio invierte entre dos a cinco mil pesos en la cena de Año Nuevo para menos de 10 personas, situación que hoy se analiza dos veces para poder hacer el gasto cuando hay más necesidades en el hogar como salud, actualizar documentos o ahorro para gastos de escuela.

En varias familias se ve esta cena como algo poco importante cuando la situación económica en complicada, austera y en decremento por la falta de empleo.

Finalmente, las familias –sin perder el entusiasmo de las fechas y esa magia de la Navidad y Año Nuevo– no pierden la esperanza de disfrutar en unidad estas fechas, como dijo la señora Pánfila González, del paraje el Apartadero “Dios Proveerá”.

 

Relacionadas: