Celebran Feria del Tamal y Mezcal en San Jacinto Amilpas | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Celebran Feria del Tamal y Mezcal en San Jacinto Amilpas

Tamaleras de San Jacinto Amilpas ofrecen lo mejor de su gastronomía a los visitantes.


Celebran Feria del Tamal y Mezcal en San Jacinto Amilpas | El Imparcial de Oaxaca

La Feria del Mezcal y del Tamal en San Jacinto Amilpas permitió durante tres días disfrutar de la gastronomía que a base de maíz, frijol, chile y calabaza, entre otros productos, mantienen viva esta tradición.

Visitantes nacionales y extranjeros, así como los habitantes de este municipio, participaron en esta muestra gastronómica con tamales elaborados con carne de venado, iguana, cerdo, chicatana, pollo con hierba santa, tichinda, pescado, chileajo y los clásicos serranos de amarillo.

En la explanada que se encuentra a un costado de la cancha deportiva, desde el pasado viernes y hasta el domingo se celebró este encuentro que reúne a tamaleras tradicionales que traen diferentes degustaciones de los tamales artesanales.

En este magno evento no pudieron faltar las ricas aguas frescas, nieves de frutas de la temporada, dulces regionales, chocolate de agua, atoles y la bebida de los dioses, el tejate y el refrescante tepache.

Laura Benítez expresó su satisfacción por lo logrado en esta Feria del Mezcal y del Tamal, pues durante los tres días logró vender mil tamales. “Este feria es muy importante porque la gente viene a disfrutar de los tamales, de los atoles, del mezcal y ayuda a la economía de todos”.

Destacó que elaboró tamales de dulce, mole, amarillo, verde, frijol, chichilo, pero también hay tamales de la Mixteca, Costa, Sierra Norte y del Istmo.

Mientras que doña Rosalba indicó que se degustaron tamales de Iguana, Venado, Chicatana, tichinda, chileajo, camarón, pescado, puerco y pollo. Además de los tradicionales como de mole, coloradito, rajas, verdes, cambray, elote, tamales siete vueltas así como de carne de res y puerco.

Este tipo de eventos, dijo, activa la economía del municipio y se da a conocer la gastronomía, ya que a esta tradición asisten cientos de habitantes, que disfrutan de la masa de maíz que en forma de tamal degustan, acompañados de mezcal de la región pues también maestros de la bebida ancestral participaron en el evento.

 

Variedad de tamales

Los tamales que mayor demanda tienen son los de tichindas, moluscos de tamaño pequeño que viven en las aguas de los manglares de las lagunas de la Costa oaxaqueña, explicó.

Su nombre regional es de origen mixteco. El consumo de las tichindas en esa región es enorme, debido principalmente a su gran abundancia y a su bajo precio. Su captura se realiza principalmente en tiempo de secas y se preparan en caldos, frijoles molidos, chileatoles, ceviches y tamales.

“Para prepararlos hay que lavar las tichindas y los tamalitos se hace con masa de nixtamal cocido a la que se le agregan condimentos como chile costeño, guajillo y ajo. Llevan manteca de cerdo”.

Andrea presumió los tamales de venado envueltos en hoja de plátano. Se cocina la carne con sal y hojas de laurel y ya que está bien cocida, se desebra la carne, se guisa con el chile colorado al gusto ajo comino y pimienta, precisó. Ya que están preparados y dentro de la olla para tamales se dejan cocinar por una hora.

También hubo tamales de iguana, un animal presente en la cultura zapoteca que predominó en la región del Istmo en la época prehispánica y sus figuras son de uso frecuente en la alfarería de la región, una de las más importantes de México, “pues es un animal muy rico y muy limpio, es como comer pollo, y mucha gente los pide”.

Para su elaboración, detalló que se coloca la masa, se colocan dos o tres trocitos de la iguana. Se tiene también que incluir el huevo de iguana. Y después se cubre todo esto con el mole, y se envuelve el tamal.

Junto con los tamales, los costeños radicados en San Jacinto Amilpas, también ofrecieron a los asistentes atolillo, aguas frescas, regañadas, pan de pico, pan de vida, las tradicionales empanochadas, chilate, su refresco tradicional Yoli y mucho más.

También hubo venta mezcal, sombreros, blusas típicas de las diferentes comunidades de la Costa, así como también curados de diferentes sabores.


 

Relacionadas: