Tras pandemia, “reverdecen” los viveros metropolitanos | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Tras pandemia, “reverdecen” los viveros metropolitanos

Cayeron hasta 70% sus ventas; ya comienzan a recuperarse poco a poco


Tras pandemia, “reverdecen” los viveros metropolitanos | El Imparcial de Oaxaca
Fotos: Adrián Gaytán / Poco a poco se va recuperando el mercado para los viveros de la zona metropolitana

Una vez superada la etapa crítica del Covid-19 y de las restricciones de movilidad urbana, Jesús Hernández Carrillo confía en alcanzar el porcentaje de ventas de plantas de ornato y árboles, como ocurría hace dos años.

En entrevista, el encargado del Vivero San Fernando, ubicado en la zona de San Francisco Tutla, destaca que poco a poco a lo largo de esos más de dos años han podido sortear los malos tiempos, generados por la crisis sanitaria.

Explica que derivado de la pandemia del nuevo Coronavirus, los obligaron como negocio a rotar a sus trabajadores dado que al ser 12 les implicaba un gasto mayor, pero tampoco los querían afectar económicamente.

De la pandemia hemos salido a base de mucho esfuerzo y dedicación, nos tocó apretarnos el cinturón y darle para adelante porque el vivero es un sitio muy noble y que nos genera muchas satisfacciones”, detalla.

 

Hermosas flores que requieren de mucha agua

 

Sin embargo relata que cuando todo comenzaba a mejorar, llegó el regreso a clases y después un nuevo rebrote de casos que ha derivado en una nueva baja en las ventas de flores, plantas y árboles.

Recuerda que durante la fase más crítica de la pandemia las ventas se desplomaron en más del 70% y hasta el momento se han levantado hasta en un 45%, “hace unos meses se comenzó a recuperar, pero después todo bajó nuevamente”.

Pone como ejemplo la venta de la flor de Cempasúchil dado que hace unos dos años llegaron a vender unas 25 mil flores, pero por la crisis bajaron a 3 mil, además de la flor de Nochebuena mismas que vendían en la temporada unas 45 mil flores y en pandemia se cayó a 6 mil.

Las temporadas de muertos y diciembre para nosotros solían ser muy buenas, pero ahora nada es certero por todo lo que ocurre, y vendemos desde tierra para jardín hasta árboles frutales, dice.

 

Las cactáceas, todo un microcosmos

 

El encargado del vivero estima que por la temporada de lluvia se están vendiendo bien los árboles frutales, dado que desde varias comunidades acuden para adquirir sus ejemplares.

En septiembre nos reactivamos, vienen noviembre con la flor de  Cempasúchilt y luego diciembre con la venta de flores de Nochebuena, nos seguimos en febrero con los tulipanes holandeses y en primavera se mueve de todo”, explica.

La falta de agua la sortean a través de pipas, dado que el sistema de riego que tienen les demanda tomar previsiones, dado que el sitio requiere de agua permanente para mantenerlos vivos.

Y en temporada normal en el lugar conviven cerca de 12 mil 500 variedades de plantas, cerró.


 

Relacionadas: