Preparan pan de Mitla para celebrar Día de Muertos | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Preparan pan de Mitla para celebrar Día de Muertos

Panaderas y panaderos preparan sus ingredientes desde el mes de mayo para tener lo suficiente en estos días


Preparan pan de Mitla para celebrar Día de Muertos | El Imparcial de Oaxaca

Desde el 20 al 31 de octubre, los hornos y cientos de manos se dedican a elaborar el tradicional pan de Día de Muertos característico de esta comunidad de la región de Valles Centrales.

Wendy Quero Vásquez representa a la tercera generación de su familia en esta actividad artesanal, que es una forma de vida y que hace de este pueblo un lugar lleno de olor y sabor. Ella aprendió a preparar la masa, amasar, formar las figuras y a hornear en caso necesario.

De acuerdo con la Dirección de Turismo de Mitla, unas 15 familias se dedican a la elaboración de pan “corriente”, de yema, de mantequilla, entre otros. De forma general, reportó que se elaboran unas 7 mil piezas al día, en este periodo de trabajo.

Quero Vásquez se encuentra en la panadería del Centro, en la calle 5 de Mayo y ya está preparada para recibir a su clientela para continuar con el oficio que le heredó la familia. “Yo estoy desde el proceso de elaborar los ingredientes, amasado, checar el horneado y estar presente en la venta del producto final”, indicó.

Panaderas y panaderos preparan sus ingredientes desde el mes de mayo para tener lo suficiente en estos días. José Patricio Luis es heredero de la panadería Alis, una tradición que comenzó con sus abuelos, siguieron sus padres y después nietos, así como bisnietos. 

No obstante, el año pasado, la pandemia por Covid-19 pegó duro a este sector porque no pudieron elaborar la cantidad acostumbrada. “La gente no vino, se suspendieron las actividades y con eso la venta cayó de manera significativa”, dijo Wendy Quero.

La producción se inicia desde las primeras horas del día hasta las 20 o 21 horas, dependiendo de la cantidad. Cada panadería genera empleos, y en el caso de la del Centro está ocupando a unas 40 personas en esta temporada.

Hay familias que viven de esta elaboración desde hace 60 años y generaciones enteras dedican su amor y destreza a este oficio. Para este año esperan que la gente acuda a Mitla para conocer la costumbre y tradición.

El pan “corriente”

Wendy explicó que el pan sencillo y el tradicional es el denominado como “corriente”, que no lleva huevo pero es dulce. “Este es uno de los más característicos de Mitla, es el más sencillo, pero por eso se le denomina como corriente”, expresó.

De acuerdo con José Patricio Luis, los nombres de las piezas fueron heredadas por las personas antepasadas y tratan de conservarlos conforme pasa el tiempo.

“Hay tres tipos de panes: el corriente, que se pinta de una forma; el pan de yema, pintado con betún y grajeas con colores, y el de mantequilla que no se pinta ni lleva figuras”, contó.

Dichas características se conservan para esta comunidad, en donde asisten cientos de personas de pueblos cercanos o de otros distritos que acuden por sus piezas. Es más, los extranjeros son atraídos por su forma, textura, sabor y los adornos que les colocan para hacerlos más atractivos.

 Destrezas para la pintada de pan

El pan de Mitla es característico por el pintado blanco que lleva, de donde destaca la flor, pero también muestra las grecas inspiradas en la zona arqueológica y figuras al gusto de la clientela.

Miguel Ángel pinta panes desde los 8 o 9 años de edad, y dedica unas 12 horas a esta actividad. “Viendo a las personas de antes es como aprendí; ahora, cada año me dedico a participar en el proceso”, contó.

Desde la panadería del Centro estaba plasmando una flor en su maceta con grecas que son originales de las ruinas que conserva esta comunidad.

“A veces pintamos unas velas que significa la luz para iluminar el camino de las personas difuntas que se van”, señaló mientras tomaba la bolsa donde tenía la consistencia blanca con la cual pintó. Para estas personas, el pan pintado es originario de este municipio y un orgullo para la gente. 

En el caso de Alexis, de 17 años, este 2021 es el segundo año que se dedica a este trabajo, que considera un poco complicado, pero agradable. “Se me hizo un poco complicado, sigo aprendiendo con las flores y poco a poco estaré tomando más destreza”, señaló el joven originario de San Lorenzo Albarradas, un municipio cercano a Mitla.

A él le están explicando sobre la forma de tomar la jeringa, instrumento con el cual realizan esta pintura desde años atrás y que se conserva en la panadería Alis.