Baja venta del tradicional nicuatole oaxaqueño debido a la pandemia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Baja venta del tradicional nicuatole oaxaqueño debido a la pandemia

Domitila Martínez López, originaria de San Agustín Yatareni, lleva tres décadas elaborando y vendiendo nicuatole, dulce característico de la capital oaxaqueña


Baja venta del tradicional nicuatole oaxaqueño debido a la pandemia | El Imparcial de Oaxaca

Hace casi 30 años que Domitila Martínez López elabora y vende el tradicional nicuatole, un dulce que ha caracterizado a su comunidad, en las calles de Oaxaca. Originaria de San Agustín Yatareni, en la región Valles Centrales, la productora de este alimento señala que a raíz de la pandemia ha sufrido el impacto económico.

“Se han reducido bastante las ventas”, explica la mujer que hasta 2019 y los primeros meses de 2020 traía varios moldes de los que sacaba decenas de piezas para vender entre los transeúntes: locales y turistas. “A veces se termina y a veces no”, cuenta Martínez mientras sigue “rebanando” el nicuatole del único molde que ha traído y que representa apenas la mitad o menos de lo que solía producir y vender en un día hasta hace más de un año.

Domitilia aprendió a elaborar este alimento gracias a su madre, pero como ella, otros familiares comparten este conocimiento y tradición basados en el maíz, y que en los últimos años ha sido innovada con la adición de otros ingredientes que dotan de nuevos sabores a este postre oaxaqueño. 

Ya sea endulzado con azúcar y canela, que lleve leche, nuez, almendras, chocolate o coco y con una cubierta de colorante de grana cochinilla, el nicuatole es disfrutado por oaxaqueños y visitantes. En su caso, Domitila ha optado por seguir elaborando la versión tradicional, que tiene una ligera capa de colorante rojo.

Para elaborar lo que venderá en una jornada, dedica cerca de tres horas, aunque un día antes debe cocer el maíz únicamente con agua, un proceso distinto al del nixtamal. 

Sin embargo, a la par de la pandemia, por la cual no pudo vender en varias ocasiones del año pasado, Domitila se enfrenta ahora al incremento en el precio del maíz, del pasaje, el azúcar y la leña. “Todo ha subido”, lamenta la mujer, quien espera vender toda la producción y no regresar con parte de ella, como le ha sucedido en más de un año con la pandemia.

San Agustín Yatareni, comunidad de la que es originaria Domitila, había sido sede de la Feria del Nicuatole y derivados del maíz, que hasta 2019 tuvo su octava edición, durante el programa de julio, mes de la Guetalguetza.