Sensible deceso de Lilia Porras Mazari | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Sensible deceso de Lilia Porras Mazari

El funeral será exclusivamente familiar, pero celebrarán una misa para pedir por su eterno descanso este sábado en el templo de Santo Domingo


Sensible deceso de Lilia Porras Mazari | El Imparcial de Oaxaca

Arropada con todos los auxilios espirituales falleció la madrugada de este viernes doña Lilia Porras Mazari de Acevedo.

Debido a las circunstancias imperantes de la pandemia, el funeral será exclusivamente familiar, pero celebrarán una misa para pedir por su eterno descanso este sábado en el templo de Santo Domingo.

Educadora de profesión con más de 65 años de experiencia, siempre se preocupó por promover una educación de calidad en Oaxaca.

Primera directora de educación preescolar en la entidad, no dudó en promover la fundación de escuelas que permitieran educar a los infantes de diversas agencias y colonias de la ciudad y en el interior del estado.

Fundó 155 planteles jardines de niños en toda la entidad y pregonó la responsabilidad magisterial y tener la conciencia de que la patria está en nuestras manos, la patria son los niños.

El Ayuntamiento de Oaxaca le otorgó el título de Ciudadana Distinguida, caracterizada por su acción filantrópica en diferentes ámbitos.

Incluyendo el programa de desayuno a indigentes que llevó a cabo durante varios años, además de dirigir una organización de apoyo a jardines de niños para la construcción de ludotecas.

Porras Mazari fue fundadora del Albergue Josefino y recibió el reconocimiento Mujer Líder en el Desempeño de su Labor Altruista, otorgado por el Consejo Directivo de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra).

Entre sus diversas labores sociales en bien del prójimo destaca el funcionamiento del Comedor Paula, en el que promovió brindar el primer alimento del día a indigentes en la ciudad de Oaxaca de Juárez.

Motivó a más de un centenar de personas para colaborar como benefactoras al aportar los alimentos, o como voluntarias que acudían a servir las viandas, todos los días a las 08 horas en el atrio de una iglesia de la capital del estado.

Al “Comedor Paula” acuden un promedio diario de 50 comensales, la mayoría hombres de entre 60 y 70 años de edad o más y algunos jóvenes, quienes en reciprocidad le obsequiaban a la profesora Lilí, aplausos, porras, abrazos, plantas o algo de lo que venden para ganarse la vida.

También recibió el reconocimiento en la delegación Oaxaca de la Cruz Roja. La Medalla de la Orden de Honor al Mérito le fue entregada por su desempeño como dama voluntaria.

Reconocieron su positivismo y trabajo desarrollado, pues siempre mostró una actitud motivadora que conllevó a realizar la más ardua y difíciles de las labores: la recaudación de fondos que se lleva a cabo de diversas maneras, siendo la más conocida la colecta nacional de la Cruz Roja Mexicana.

Su familia integrada por Salvador, Lilia, Doris, Carlos, Aida, Paula, David y Daniela, ha solicitado su acompañamiento, oraciones y amor en estos momentos.

Descanse en paz.