Reubican las cámaras de videovigilancia en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Reubican las cámaras de videovigilancia en Oaxaca

Trasladan equipo a lugares donde comerciantes y transeúntes han denunciado un aumento de asaltos y robos


Reubican las cámaras de videovigilancia en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

La Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO) inició la reubicación de cámaras de videovigilancia de zonas de menor incidencia delictiva a otras que han registrado un aumento, ante la falta de recursos para poder reparar las que no funcionan.

Por medio del Centro de Control, Comando y Comunicación (C4), la dependencia optó por el traslado de cámaras hacia lugares donde comerciantes y transeúntes han denunciado un aumento de asaltos y robos.

Sin precisar las zonas donde han sido retirados los aparatos de videovigilancia, el subsecretario de Información y Desarrollo Institucional de la SSPO, Edgar González Contreras, explicó que el organismo busca operar con sus propios recursos, en la espera de un mejor presupuesto federal.

Detalló que de las 498 cámaras que dejó la pasada administración estatal, 300 dejaron de funcionar por diversas razones, tanto por la destrucción de la que fueron objeto por manifestantes, como por aspectos técnicos u otro tipo de siniestros.

Mientras se espera la aportación federal en la reparación de las cámaras, explicó que con los propios recursos humanos y de tecnología de la SSPO, se han logrado resarcir algunos daños, pero no es posible reparar la totalidad.

Aunque para este año se esperan recursos, las cámaras no serán una prioridad para la dependencia, porque el problema más grande son los servidores de los mismos aparatos que no recibieron mantenimiento por varios años o ya caducaron.

“Se va a invertir en sustitución de servidores, pero no al ritmo que se quisiera. De los 300 millones que recibimos este año, gran parte se va en equipamiento o reclusorios. De estos, solo 70 millones de pesos son para el C4, pero 40 millones se van a sueldos y salarios, operación, conectividad, entre otros aspectos”.

González Contreras confió en que en 2018 ya se cuente con un mejor avance en la reparación o sustitución de cámaras, así como en la adquisición de mejores aparatos, toda vez que se cuentan con cámaras fijas con alcance pequeño, en comparación con las que tienen otros estados del país.

 


 

Relacionadas: