Ambulantes imponen su ley en el Centro Histórico de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Ambulantes imponen su ley en el Centro Histórico de Oaxaca

Encerraron a un taxi entre estructuras metálicas de puestos irregulares


Ambulantes imponen su ley en el Centro Histórico de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Mientras los inspectores y policías municipales del municipio de Oaxaca de Juárez han sido cuestionados por presuntos actos de abuso de autoridad contra mujeres y personas de la tercera edad que buscan comercializar sus productos en la vía pública, los vendedores ambulantes —cobijados por sus líderes y organizaciones sociales— siguen imponiendo su ley en las calles del Centro Histórico.

La mañana de este jueves, un taxista del sitio 7 de Mayo se vio sorprendido cuando estacionó su unidad sobre la calle de Bustamante, y al regresar, el taxi ya había sido encerrado con estructuras metálicas y cajas con flores.

De acuerdo con los testigos, el ruletero permaneció varios minutos encerrado y al mismo tiempo fue intimidado por los ambulantes por haber ocupado un cajón donde se instala diariamente un puesto informal.

Cabe destacar que estas prácticas ya se han denunciado en el Centro Histórico de la ciudad de Oaxaca, en donde los ambulantes, incluso se organizan para remover unidades de estos cajones que en las primeras horas del día se encuentran desocupadas y forman parte de los espacios públicos.

Los ciudadanos cuestionaron el actuar de los ambulantes y de las mismas autoridades municipales, ya que en fechas recientes, una persona de la tercera edad que caminaba por el Andador Turístico para comercializar sus productos, fue sancionado de manera inmediata por los inspectores.

De la misma manera, un grupo de mujeres que pretendieron instalar un pequeño tianguis en inmediaciones de la Casa de la Cultura Oaxaqueña fueron desalojadas de manera violenta por los inspectores y policías municipales.

El actuar de los funcionarios generó molestias entre la ciudadanía, pues los comerciantes ambulantes apoyados por diferentes organizaciones, siguen gozando de total impunidad.