Calles de Oaxaca repletas en plena pandemia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Calles de Oaxaca repletas en plena pandemia

La capital del estado suma más de 3 mil 200 casos acumulados de Covid-19, así como alrededor de 200 defunciones, aunque en sus calles ya se observa la presencia de turistas y una alta movilidad


Calles de Oaxaca repletas en plena pandemia | El Imparcial de Oaxaca

Aunque las gráficas del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología destacan una ligera disminución de la movilidad en el estado de Oaxaca, según sus reportes del pasado fin de semana, la realidad en la capital parece contrastar con los datos. Incluso en horas con la mayor temperatura o de luz solar, la presencia de turistas y locales es significativa en calles y sitios del centro histórico, las mismas que en abril y mayo parecían prácticamente desiertas.

La situación se observa en medio de un contexto en el que la capital sigue a la delantera con el número de casos acumulados de Covid-19, 3 mil 292 hasta el corte del 19 de agosto, de los cuales 20 fueron notificados en esa fecha. Además de contar con 148 casos activos hasta ese día y 218 defunciones registradas a la fecha por la nueva enfermedad. 

En el jardín de La Constitución, los restaurantes que abrieron con el paso a semáforo naranja han aumentado su clientela, la que ocupa casi la totalidad de mesas disponibles, con excepción de las canceladas para guardar la sana distancia. En la zona de tránsito o de permanencia de cientos de personas en algunas horas, se ofrecen desde servicios turísticos hasta productos varios como bisutería. Las instituciones bancarias también han mantenido la afluencia de usuarios y en torno a la catedral, desde un módulo de información de salud se sigue invitando a usar el cubrebocas o emplearlo de manera correcta.

Una situación similar, en el caso de la afluencia, se observa en la calle Macedonio Alcalá, en donde los paseantes, varios de ellos turistas, recorren un área con decenas de puestos ambulantes. Todo ello bajo un periodo en el que la ciudad y el estado siguen con el semáforo naranja de riesgo epidemiológico ante la Covid-19.

Juan Velasco, un vendedor de nieves originario de Santa María Atzompa, piensa que aunque es notable la presencia de personas, todavía es baja comparada con otras fechas previas a la emergencia sanitaria. Y que ello se debe a que persiste el temor de algunas por salir, y por lo mismo las ventas, en su caso, siguen bajas.

Él, que tuvo que dejar de vender por casi cuatro meses y resguardarse en su casa, dice que hay algunas personas que tienen que salir por necesidad o afectaciones económica y emocionales. A él le tocaron ambas, tanto por dejar de vender como por permanecer solo en su casa, sin tener con quién hablar. Por el encierro, señala.

“El gobierno dijo que iba a haber apoyos y nunca llegaron”, cuenta sobre las necesidades o afectaciones económicas. Pero también habla de un daño colateral de la enfermedad. “Las personas están encerradas”.

“En mi caso, soy una persona sola y no hay con quién generar una interrelación”.

Para él, que aún se mantengan varios casos de la enfermedad en el estado tiene que ver con varios factores. Si bien hubo quienes siguieron las medidas sanitarias también los hubo aquellos que las dejaron de lado. “Unos por necedad, otros por necesidad, porque a los que salimos a trabajar hay gente que nos ha atacado”.


 

Relacionadas: