Semáforo naranja permite Labor Comunitaria
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Semáforo naranja permite Labor Comunitaria

El paso de rojo a naranja en el semáforo de riesgo epidemiológico de Covid-19 permitió que esta semana se retomara el programa Labor Comunitaria

Semáforo naranja permite Labor Comunitaria | El Imparcial de Oaxaca

El paso de rojo a naranja en el semáforo de riesgo epidemiológico de Covid-19 permitió que esta semana se retomara el programa Labor Comunitaria, luego de suspenderse el 22 de mayo, en la primera de sus dos semanas. 

Aunque en un principio el ayuntamiento de Oaxaca de Juárez informó que las actividades “se reanudarán hasta que las autoridades determinen el fin de la emergencia sanitaria”, las y los participantes volvieron a sitios como el Parque Quinta Las Águilas, en la agencia Candiani para seguir pintando la reja perimetral.

Otra de las brigadas se enfocó en pintar y limpiar el Parque Brígida García, sobre la avenida José María Pino Suárez, donde comenzó el 18 de mayo. A expensas de las lluvias, las labores concluirán esta semana, según señaló Cándido García Cosmes, del departamento de Conservación Urbana de la Dirección de Servicios Municipales.

Jesús Carlos Reyes Hernández, uno de los seleccionados para el programa que contempla un apoyo global de 3 mil 767 pesos por persona, cuenta que aunque por la epidemia tuvieron que suspenderse labores, la mitad del pago le ayudó a sobrellevar la crisis. Él, que hasta antes de la emergencia trabajaba en un taller de pintura y hojalatería.

“Lo poco que teníamos de empleo era para comer y para los hijos”, expone quien se muestra triste porque este trabajo terminará el viernes. Y es que el programa contempla dos semanas de labores, con tres horas diarias.

Como él, Yolanda Reyes, ha visto en el programa un apoyo. Ella trabajaba en un restaurante del centro, pero se quedó sin empleo desde abril. “Van a abrir nuevamente, pero hasta que haya condiciones”, cuenta la mujer. Aunque por el momento tendrá que buscar cómo mantenerse a ella y dos familiares más. Uno de ellos su hija que estudia la universidad.

Aunque el programa ha representado un respiro para quienes como ellos se han quedado sin ingresos y sin empleos, la crisis económica parece no tener fin. Jesús espera que así como en Labor Comunitaria se les den otras oportunidades, trabajos o algún apoyo para sus hijos, ya que después del viernes se enfrentará nuevamente al desempleo. 

 

Relacionadas: