Se preparan negocios de Oaxaca para la nueva normalidad
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Se preparan negocios de Oaxaca para la nueva normalidad

Empresarios adelantaron que las medidas sanitarias se mantendrán

Se preparan negocios de Oaxaca para la nueva normalidad | El Imparcial de Oaxaca

A un día de que Oaxaca pase a color naranja del semáforo de riesgo epidemiológico de Covid-19, la realidad en la capital del estado es diversa. En algunos casos, hace casi dos meses que se opera como si el indicador se encontrara en amarillo o verde, como se observa en el centro histórico de la ciudad. En otros más se sigue el llamado de las autoridades de salud, con servicios a domicilio o el cierre temporal de negocios no esenciales, que se observa en una plaza comercial de la colonia Reforma.

A pocas horas del cambio de semáforo, en un restaurante de venta de alitas se mantiene cerrado, pero con empleados que hacen los últimos ajustes en el interior. Otros espacios más, que venden pizzas, mariscos o café y postres, hay algunos clientes y repartidores en espera del producto. Frente a la plaza, sin embargo, una tienda de ropa lleva al menos una semana abierta, sin esperar el naranja del indicador.

Aunque en casos más radicales, el paso a la nueva normalidad ha llegado a destiempo y llevado al cierre temporal o definitivo de decenas de negocios, como los restaurantes. Entre estos últimos, hay quien dice que los que siguen apenas alcanzan a sobrellevar las pérdidas.

“Los restaurantes en Oaxaca verdaderamente estamos haciendo un esfuerzo por acatar todas las medidas”, ha contado Emiliano López Carlton, integrante del Colectivo Ciudadano Gastronómico de Oaxaca, que reúne a poco más de 200 restaurantes y establecimientos de venta de alimentos preparados, aunque no todos en operaciones durante la emergencia.

En estos meses de cierre, López señala que en los establecimientos del grupo se toma la temperatura de los trabajadores, se usan tapetes sanitizantes y se han hecho desinfecciones regulares en los establecimientos. También, asegura, se cuida que los trabajadores y todo el personal que labora en los restaurantes use los cubrebocas y que se desinfecte toda la comida que entra. Los pedidos que llegan del mercado, de la carnicería y del supermercado se lavan perfectamente, ahonda.

“Estamos tomando todas las precauciones necesarias para que nuestros comensales”, subraya quien como socio de El Sol y la Luna ha mantenido operaciones para no tener tantas pérdidas económicas.

Con el paso al semáforo naranja y la nueva normalidad, Emiliano expone que las medidas sanitarias se mantendrán, pues el nuevo coronavirus es ya parte de esta. Se trata de “algo con lo que vamos a aprender a vivir, que llegó para quedarse”, y por lo cual “nuestros hábitos tienen que cambiar”.

 

Relacionadas: