Cierres de la Central afectan a usuarios y taxis | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Cierres de la Central afectan a usuarios y taxis

Este fin de semana y el miércoles, las bases de taxis colectivos tuvieron que reubicarse


Cierres de la Central afectan a usuarios y taxis | El Imparcial de Oaxaca

Los cierres de la Central de Abasto han tomado desprevenidos o con sorpresa no sólo a varios locatarios. También a los sitios de taxis colectivos en los que cada día se transportan a usuarios de la misma ciudad o de municipios conurbados. Así ocurrió el fin de semana y el miércoles, cuando ante el cerco de seguridad hubo que buscar otro lugar para dejar o subir a los pasajeros.

Marisol Cruz Díaz, del sitio San Andrés Ixtlahuaca, comenta que hace unos días, los cerca de 50 taxis de los sitios San Andrés, de San Pedro, Lomas o de La José, entre otros, se unieron para tener un espacio a varios metros del Mercado Lázaro Cárdenas.

“Todos veníamos con la intención de llegar hasta acá, pero cuando nos rechazaron no sabíamos ni cómo buscar un lugar porque cada uno ya tiene un espacio aquí”, cuenta quien lleva el control de los arribos y salidas de los taxis instalados a un costado de la zona de bodegas de la Central de Abasto.

La primera experiencia con el cierre fue de bastante estrés, recuerda, pues sabe que entre compañeros de diversos sitios, incluidos los locales, los conflictos son parte del día a día, de una competencia por tener un cajón o mejor espacio. “Que tú agarras aquí o allá. A todos se nos hizo feo, pero platicando nos empezamos a entender y nos fuimos acomodando”.

Las dificultades han sido también para los usuarios, quienes al llegar al sitio habitual no encontraron a los taxis en el lugar habitual. De ahí que entre los mismos conductores o encargados de sitio se aproximaran para indicarles la nueva base y acompañarlos. Aunque en todas las ocasiones tuvieron que caminar cientos de metros para rodear el cerco, pues no en cualquier parte se permitía la salida.

“Aquí no podían entrar ni salir, tenían que dar toda la vuelta. Por eso muchos usuarios ya no quisieron venir”, comenta Marisol, quien confía que el próximo miércoles, cuando la Central cierre nuevamente, exista mejor organización entre sitios y los usuarios no tengan tantos problemas para encontrar a los taxis.


 

Relacionadas: