Policías padecen muertes y persecución por Covid-19 en Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Policías padecen muertes y persecución por Covid-19 en Oaxaca

El Covid-19 ha cobrado la vida de dos elementos; un par más ha sido diagnosticado con la enfermedad y cerca de 40 tienen síntomas relacionados con ésta; la tarde de ayer, uno de ellos fue ingresado al hospital, donde un compañero se encuentra en estado grave

Policías padecen muertes y persecución por Covid-19 en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Al llegar a sus labores, cada policía que accede al cuartel municipal se limpia los zapatos en una jerga mojada con cloro y llena de tierra por el uso previo. A continuación, o a veces en orden inverso, se limpia las manos con el gel antibacterial que se les proporciona. Hay quien ante la novedad de la medida se sorprende. Incluso, una usuaria sugiere que en lugar del trapo usen un bote con atomizador y una solución desinfectante. 

Pero los policías municipales tienen cuando mucho ese trozo de tela, el bote de gel y un cubrebocas de reutilizable o desechable que les otorgaron hace más de una semana. A veces usan el comprado por ellos mismos porque el otorgado es para toda la jornada de 24 horas. En este tiempo, según las medidas sanitarias, se emplearían al menos ocho cubrebocas.

SIN INSUMOS ADECUADOS

De la emergencia sanitaria por Covid-19 sólo saben lo que han visto en las redes sociales, en la televisión y otros medios. Nunca recibieron un curso para desarrollar la labor en estas condiciones. Al menos no quienes como Petrona Constancia Gutiérrez Lucas, vocera de sus compañeros, han tenido que ejercer los turnos con lo que tienen a la mano o lo que compran, y así vigilar las calles del Centro Histórico, los mercados como el de Abasto y otras zonas de la ciudad de Oaxaca a las que son enviados por sus superiores. Las pocas caretas dadas esta semana a quienes están en los filtros sanitarios, las han tenido que compartir con otros compañeros en los relevos, sin indicarles cómo limpiarlas ni cómo actuar en esos espacios.

A dos meses de la Jornada Nacional de Sana Distancia, Oaxaca de Juárez tiene a dos policías muertos por Covid-19. Dos más han sido confirmados con la enfermedad, y de ellos uno se encuentra en estado grave y hospitalizado, según lo informado por el presidente municipal Oswaldo García Jarquín; aunque por la mañana de ayer la vocera contaba a tres en hospital. Sin embargo, cerca de 40 elementos tienen síntomas asociados a la nueva enfermedad. De entre estos últimos, de la policía vial, uno fue ingresado la tarde de ayer al hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social, en espera de una prueba que confirme o descarte el nuevo coronavirus. 

RECURRIERON A LAS PROTESTAS

En los últimos dos días, tras una serie de denuncias y una protesta de brazos caídos, por fin se ha enviado a sus casas a 140 policías que por su edad y condición de salud tienen mayores riesgos si contraen la enfermedad. Aunque hay otros más como la propia vocera que no han sido separados para poder resguardarse.

Estas son las condiciones en que laboran los policías municipales de Oaxaca de Juárez, a quienes la emergencia sanitaria ha tomado en la precariedad. A quienes no solo la muerte y los posibles contagios los siguen, sino también la persecución e intimidación de la autoridad. 

Compañeros de Petrona, que como ella están en la mesa de mejoras, han sido arrestados desde el martes, pero tras los amparos tuvieron la liberación el miércoles. Este viernes, tocó el turno a ella, presuntamente por faltar a labores el 20 de mayo, fecha que, previo aviso, tomó a cuenta del Día de las Madres. “Nunca se ha hecho lo que me hicieron ahora, de que los mandos autorizaran esa franquicia, siempre el comandante anota la lista de quiénes se van a descansar y qué día”, explica una mañana en la que, a bordo de patrullas, pasan compañeros de otras áreas. 

AUMENTAN POSIBLES CASOS Y HOSPITALIZADOS

La tarde del jueves, tras días de denuncias ante medios y una protesta de brazos caídos del sábado, el edil Oswaldo García Jarquín reconoció que dos policías habían fallecido a causa de Covid-19 y un par más tenían diagnosticada la enfermedad. Pero solo dijo que uno fue hospitalizado. La mañana de ayer, la vocera contaba a tres en tal estado y uno más por la tarde, con el que serían cuatro hasta ahora.

De los elementos enviados a resguardarse, tanto Petrona Gutiérrez como el policía Isidro Hernández Cruz reconocen que esto ocurrió tres semanas después de declarada la emergencia sanitaria, en la que se estipulada a nivel país la separación de quienes por su edad y salud estuvieran en mayor riesgo. Aunque solo por algunos días. “Hasta ahora que se ve el foco más grande de la infección entre los compañeros es que los mandan a descansar, al parecer tres turnos”, detalla Gutiérrez.

A lo compañeros, dice Isidro, no los mandaron a descansar a tiempo ni les otorgaron el material en su debido momento, “por eso al día de hoy hay muchos contagiados”. 

HAN SIDO HUMILLADOS

Mientras una mujer pasea a su perro y un par de personas se ejercita en la zona, Isidro también habla de las humillaciones, discriminación y otras acciones ejercidas por sus superiores hacia su compañera Petrona, principalmente. Esto, por parte de mandos como el director de Seguridad Pública, Vialidad y Protección Ciudadana, Aquileo Sánchez Castellanos. 

En su caso, Isidro ha sufrido el arresto y recientemente una asignación en territorio del municipio de Xoxocotlán, sin un oficio de comisión y en condiciones de precariedad. El comandante Taurino López, supervisor, solo le ha dicho: “si quieres trabajar, trabaja”.

Isidro y Petrona apuntan que lo único que buscan es el respeto a la vida de sus compañeros y el derecho a la salud de los más de mil compañeros de las diversas corporaciones de seguridad de la ciudad, entre ellos los de proximidad social, en donde observan a más afectados, y los de la policía vial. 

“Contra la delincuencia, que tiene una cara y rostro, podemos luchar, podemos detener y prevención, pero contra la enfermedad no podemos y más si no nos dan el equipo”, subraya Isidro.

 

Relacionadas: