Celebran La Samaritana a pesar del Covid-19 | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Celebran La Samaritana a pesar del Covid-19

Se realizó en hoteles, restaurantes, comercios del Centro Histórico y en el atrio de la Basílica de la Soledad


  • Celebran La Samaritana a pesar del Covid-19
  • Celebran La Samaritana a pesar del Covid-19

En un ambiente de fiesta y color los oaxaqueños celebraron La Samaritana, a pesar de las recomendaciones de las autoridades sanitarias para evitar que se propague el Covid-19.

En hoteles, restaurantes, comercios establecidos en el Centro Histórico y en el atrio de la Basílica de La Soledad, se recordó el pasaje bíblico de San Juan: El encuentro que sostuvo Jesús en el pozo de Jacob, junto a la ciudad de Sicar.

En el Cuarto Viernes de Cuaresma, hombres y mujeres participaron de las costumbres y tradiciones que la ciudad de Oaxaca tiene en estas fechas y que son únicas en el país.

“Aunque sea unas pocas ollas de agua que permitan realizar esta celebración, ya que buscan estrechar los lazos de unión y solidaridad entre la ciudadanía, así como compartir con quienes vienen de otras partes del país y del mundo”, expresó Antonieta.

Ante las recomendaciones de suspender la celebración por la pandemia del coronavirus, aseguró que se ha cuidado la higiene en la elaboración del agua de horchata, jamaica y chilacayota.

“La intención es que no pase desapercibida esta tradición que se tuvo que cancelar por las actuales condiciones de salud en el país y en el mundo”, apuntó.

En el atrio de la Basílica de La Soledad, si bien no fue mucha la gente que se aglomeró, sí llegaron a terminarse las ollas dispuestas con el agua para recordar el pasaje donde una mujer de Samaria ofrece agua a Jesús.

En algunos locales de García Vigil también se instalaron pequeños puestos donde regalaron aguas frescas y nieves, como también en un hotel frente al Paseo Juárez, donde también se dispusieron las ollas para repartirlas.

Cada Cuarto Viernes de Cuaresma en la capital oaxaqueña la gente se alista desde temprana hora para regalar agua de diferentes sabores en las puertas de las casas, edificios públicos o iglesias.

Esta tradición, que se cree comenzó cuando los atrios de algunas iglesias de la capital oaxaqueña representaban el encuentro bíblico entre Jesús y la Samaritana, se le conoce como el Viernes de Samaritana.

Se colocan ollas que simulan ser pozos en las entradas de establecimientos, edificios, iglesias o casas, con la intención de regalar agua a las personas que pasan cerca.

Con ello se recuerda cuando Jesús cansado del camino, se sienta a descansar sobre el brocal de este pozo. “Era ya cerca de la hora de sexta (el medio día) vino entonces una mujer samaritana a sacar agua. Díjole Jesús dame de beber”.

Pero la mujer samaritana le respondió: ¿Cómo tú siendo judío me pides de beber a mí, que soy samaritana? Porque los judíos no se avienen o comunican con los samaritanos.

En respuesta, Jesús dijo: “Si tú conocieras el don de Dios y quién es el que te dice: dame de beber, puede ser que tú le hubieras pedido a él. Y él te hubiera dado agua viva”.

“Cualquiera que bebe de esta agua, tendrá otra vez sed, pero quien bebiere del agua que yo le daré jamás volverá a tener sed”.


 

Relacionadas: