Zócalo de Oaxaca, convertido en dormitorio para indigentes y ebrios | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Zócalo de Oaxaca, convertido en dormitorio para indigentes y ebrios

Hombres, mujeres y niños de diversas comunidades pernoctan de manera infrahumana


  • Zócalo de Oaxaca, convertido en dormitorio para indigentes y ebrios
  • Zócalo de Oaxaca, convertido en dormitorio para indigentes y ebrios

El Estado de Oaxaca se distingue por tener en los corredores en torno al Palacio de Gobierno y el Jardín de la Constitución, el hotel más grande y sucio del mundo, coincidieron ayer diversos ciudadanos, que exigen a las autoridades atender las demandas de las personas que realizan este tipo de actividades.

Pablo Santiago, quien trabaja en uno de los restaurantes del centro, comentó que ya casi no existen profesores de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), solamente colonos de la Vicente Guerrero, entre otras personas de diferentes edades.

Explicó que la mayoría de ellos, entre los que se encuentran niños y niñas, hombres y mujeres, por las noches duermen en el portal de Flores Magón, así como sus casas de campaña instaladas frente al Palacio de Gobierno, asimismo, preparan sus alimentos de manera insalubre y defecan en lugares improvisados por ellos mismos.

En tanto, comerciantes de la zona subrayaron que muchas de las personas que llegan a vacacionar a esta capital, se quejan porque cuando pasan por el lugar a varios metros se percibe un mal olor atribuyendo esta situación a la cantidad de indigentes y ebrios consuetudinarios que deambulan en esa área.

“El gobierno debe tomar las medidas necesarias para tener el zócalo en condiciones, para que el turismo pueda pasear con tranquilidad”, indicaron.

Don Ramón, quien es comerciante del centro, destacó que los problemas políticos sociales siempre van a existir, pero hay que darles ya una solución para evitar el daño que se está ocasionando al Estado que vive del turismo; sin este Oaxaca se muere, es obligación del gobierno dar una solución al problema, no a los ciudadanos.

“Con este tipo de acciones se daña y perjudica a la sociedad porque se ofrece una pésima imagen”, destacó.

El estado, reiteró, depende del turismo, sino hay turismo Oaxaca va a morir es culpa de las autoridades estatales y municipales por no poner atención a lo que están realizando los diferentes grupos que se manifiestan en el centro de la ciudad, todo eso ha ocasionado que el turismo se vaya alejando poco a poco.


 

Relacionadas: