Inician paro en Servicios Periciales de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Inician paro en Servicios Periciales de Oaxaca

Denuncian empleados salarios precarios y la carencia de equipo e insumos de trabajo; demandan audiencia con el gobernador Alejandro Murat


Inician paro en Servicios Periciales de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Ubicado en San Bartolo Coyotepec desde el 2013, el Instituto de Servicios Periciales se encuentra en el total olvido de las autoridades, con precarios salarios de los trabajadores y la carencia de equipo e insumos de trabajo.

Desde el acceso principal se observa el descuido del inmueble que alberga a más de 200 trabajadores, donde la creciente hierba demuestra la falta de atención de quienes no han querido conocer las condiciones de trabajo de los empleados.

Sin equipo básico
Al ingresar al Instituto, donde hay cinco consultorios, los médicos y otros empleados admiten que su labor la realizan con equipo propio; la institución no les ofrece estuche de exploración o nanómetro, por citar ejemplos, que son esenciales para atender a los pacientes que reciben diariamente.

En dichas áreas tampoco hay suficientes sillas para médicos y pacientes, ni un sistema de ventilación o equipo que ofrezca un mejor ambiente laboral y atención de calidad para los usuarios.
La situación precaria ha obligado a muchos a llevar sus propios ventiladores, a los que les ponen nombre del propietario para evitar que les sea arrebatado en fechas de inventario.

“Ya hemos pedido ventiladores, más sillas y mejores computadoras, pero siempre nos dicen que no hay dinero”, expusieron los inconformes, que desde abril de este año acudieron a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) y la Fiscalía General de Oaxaca, sin respuestas satisfactorias a la fecha.

La petición de una audiencia al gobernador Alejandro Murat Hinojosa, tampoco ha sido escuchada, pese a enviar una serie de documentos de solicitud que sólo contiene sellos y firmas de recibidos.


Laboran en condiciones de riesgo

Los inconformes señalaron la falta de atención de las autoridades desde que inició funciones el Instituto en San Bartolo Coyotepec, porque el Anfiteatro donde laboran no cuenta con equipo de Rayos X y deben exponerse a una serie de enfermedades por la manipulación del mismo cuerpo.

“Tenemos que meter la mano en el cadáver y buscar entre los órganos una ojiva cuando se trata de un asesinato por arma de fuego. Metemos la mano hasta el fondo, con el riesgo de contraer enfermedades como hepatitis, sida o tuberculosis”, señaló uno de los manifestantes que prefirió omitir su nombre.

En el Anfiteatro, de acuerdo con los empleados que mostraron evidencias de su queja con fotografías, el personal tiene que abrir un cráneo con una segueta, guantes que se usan en el hogar y otros artículos que no corresponden a su área de trabajo.

Las condiciones empeoran para los peritos cuando deben realizar las autopsias en otras comunidades del Estado, entre 20 a 40 al día, donde deben abrir los cuerpos en el piso o e improvisadas mesas, sin protección ni equipo de calidad.

En el anfiteatro, donde se realizan entre 8 a 10 autopsias diarias y donde EL IMPARCIAL no pudo entrar por ser área restringida, los denunciantes mostraron fotografías donde se evidencian condiciones de insalubridad.

Ahí se utilizan botes de basura para la acumulación de líquidos generados por los mismos cadáveres, mientras los trabajadores realizan sus labores sin protección en el rostro.
Además del arco de segueta, utilizan punzones que sólo limpian con agua y jabón, además de otros artefactos que utilizan de manera improvisada para cumplir con sus deberes.

Inician paro de labores

Ayer después de una asamblea general, los trabajadores decidieron iniciar un paro de labores en protesta a sus condiciones de trabajo y el precario salario que reciben.

Denunciaron que a pesar de contar con maestría, algunos ganan 3 mil 478 pesos a la quincena, a diferencia de los trabajadores de otras dependencias con las mismas funciones, cuyo salario rebasa los 30 mil pesos mensuales.

Como parte de sus demandas, los trabajadores exigen la homologación de salarios al nivel de perito profesional educativo en el caso de peritos médicos, así como el pago real del bono “por ayuda a empleados de confianza”.

Así también, nombramientos definitivos para aquellos que se encuentran laborando por contrato y base para quienes tienen mayor antigüedad. Pidieron el pago por concepto de alto riesgo infectocontagioso, más plazas de médicos y al menos un antropólogo forense más, como principales demandas.

Al respecto, el director del Instituto de Servicios Periciales, Javier de la Fuente González, negó que haya consultorios insuficientes y afirmó que se cuenta con cubículos divididos para la atención de dos médicos y la privacidad de los usuarios.

“Tienen su computadora y sus impresoras pero sí tenemos necesidades; es indudable que cada día que crece la población, crecen las necesidades de la procuración de justicia”. En ese sentido, admitió, al Instituto le hacen falta equipos de trabajo como computadoras.

Además de negar que haya insalubridad en el lugar, el director señaló que el Instituto cuenta con un recuperador de aguas rojas que no se va a ningún drenaje y no genera insalubridad ni en el interior ni en el exterior del inmueble.

Del salario de los trabajadores, el entrevistado afirmó que el salario más bajo es de 4 mil 900 pesos quincenales y no de 3 mil 478 pesos, así como también los hay de 14 mil pesos para los médicos con especialidad.

De la falta de instrumental, reconoció que en muchas ocasiones cada trabajador genera sus herramientas de trabajo con las que se acomodan, tal y como lo constataron los trabajadores en paro.
Explicó que el equipo de Rayos X que dejó de funcionar el año pasado, se pondrá en marcha en próximos meses, después lograr la licencia que requieren para ello.

Aunque los trabajadores afirmaron que este equipo sólo ha funcionado una vez en los años que lleva el Instituto en San Bartolo Coyotepec, el director negó tal situación y minimizó los riesgos a los que se someten los trabajadores al manipular los cuerpos en el interior con sus propias manos.

“Los riesgos son latentes; hasta por estar vivo hay riesgos por un infarto o por llevar a cabo cualquier trabajo”, dijo.

Y aunque hay versiones encontradas entre los directivos y el personal del Instituto, lo cierto es que el Gobierno del Estado de la anterior y actual administración, no han puesto atención al inmueble donde se habían prometido mejoras.

Las autoridades gubernamentales no han visitado el Instituto en lo que va del inicio de este sexenio, para corroborar las carencias tanto en presupuesto como en salarios y equipo de trabajo.
Para obtener mejores equipos o material, las autoridades deben solicitarlos a la Oficialía Mayor porque no hacen uso ni tienen el control de los recursos monetarios.

Con este paro de labores, las autoridades competentes deberán buscar otras sedes para la atención de los usuarios y el traslado de cadáveres, siendo la única opción el servicio particular.


 

Relacionadas: