No todos somos malos, dicen taxistas foráneos de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

No todos somos malos, dicen taxistas foráneos de Oaxaca

El taxi foráneo ha dejado las polvorientas calles de las poblaciones cercanas y ahora, lo mismo te llevan a la plaza comercial que al centro de la capital del estado.


No todos somos malos, dicen  taxistas foráneos de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Taxistas foráneos también muestran su lado humano y los riesgos a los que se enfrentan al realizar sus labores diarias, al tiempo de pedir que no se les estigmatice como delincuentes o piratas.
A lo largo del tiempo, a los trabajadores del volante que prestan el servicio de transporte de las comunidades a la capital del estado se les ha tratado de desplazar, principalmente por parte de los sitios del centro.

No obstante, con la creciente demanda de transporte, el taxi foráneo ha dejado las polvorientas calles de las poblaciones cercanas y ahora, lo mismo te llevan a la plaza comercial que al centro de la capital del estado.

Sin embargo, este hecho ha generado sangrientas disputas entre los diversos sitios y gremios de taxistas que operan en la ciudad y los municipios conurbados, al alegar invasión de rutas.
Adrián Marcial, chofer de la Confederación de Revolucionaria de Obreros y Campesinos en la Villa de Etla lamenta la estigmatización que tienen de los taxistas foráneos en el estado, debido a que no todos son malas personas.

“Como en todo, hay algunos que si se prestan a servirle a los malos pero también hay personas que nos dedicamos a dar un servicio para llevar el sustento a la casa y darle estudio a los hijos”, relata.

Padre de familia de dos varones de 17 y 22 años, admite las largas y extenuante horas de trabajo que ha tenido que soportar para sacar dinero extra para brindar mejores cosas a su familia.
El hombre de 52 año no coincide con todo lo malo que se dice del taxismo, para el sigue siendo un oficio noble, pero que al paso del tiempo se ha saturado, con la complacencia de las autoridades.
Una visión similar guarda, Esteban Gutiérrez quien a lo largo de 5 años ha tenido la ruta Tlacolula – Central de Abasto, “yo puedo decir que el taxismo es un oficio que más que dinero nos deja amistades”.

Como cuenta, desde temprano sale de la población ubicada a escasos 35 minutos de la capital y recorre las principales calles para levanta el pasaje que tiene como destino la ciudad de Oaxaca.
“Yo conozco a la mayoría de personas y no es que sea my amigable, pero lo atento hace que a gente no se sienta ajena y va uno entablando esa relación de confianza y cuando te das cuenta, el taxi ya va lleno”, dice con sonrisa amplia.

Lo que si le disgusta es que traten de calificar como delincuentes a los taxistas foráneos, pues como dice: ni somos todos, ni tampoco actuamos como algunos grupos violentos, pero minoritarios, cierra la charla.


 

Relacionadas: