Imparten taller de elaboración del Biyé a menores de edad | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

Imparten taller de elaboración del Biyé a menores de edad

El objetivo del Centro Intercultural “Rolando Vásquez Castillejos” es conservar las tradiciones prehispánicas


Imparten taller de elaboración del Biyé a menores de edad | El Imparcial de Oaxaca

Con la finalidad de promover y conservar las tradiciones prehispánicas de los zapotecas, y que en Juchitán aún mantienen intactas, el Centro Intercultural “Rolando Vásquez Castillejos” llevó a cabo un taller de elaboración del Biyé o Biguie para niños y niñas, con la finalidad que conozcan las ofrendas durante los días del Xandú, como se nombra en zapoteco a Todos Santos.

Esta actividad estuvo dirigida por el investigador Víctor Cata en las instalaciones del centro ubicado en la Quinta Sección de esta ciudad, quien explicó paso a paso el significado de esta tradición ancestral.

El instructor enseñó a los menores a formar con carrizo el cuadro-ritual en miniatura, el cual se coloca en medio de una casa frente al altar familiar, indicando que cada una de las esquinas representa  los cuatro jaguares que cargan la tierra. 

De acuerdo al promotor de la cultura zapoteca, el Biyé es una palabra que tiene que ver con el tiempo y calendario ritual religioso de los primeros zapotecos conocidos como Binigulas’a.

Dentro de los rituales de los antiguos zapotecas, tenían una fecha especial para recordarlos, ya que según sus creencias, sus seres queridos fallecidos, gozaban del permiso de los dioses para retornar en forma espiritual al mundo terrenal.

Se trata de una tradición milenaria de los pueblos del Istmo, particularmente en Juchitán  en donde se celebra el 30 de octubre en la zona sur de la población y el 31 en la parte norte. 

Cabe destacar que existe la creencia que en estos días los seres queridos que ya fallecieron vienen a visitar a sus familiares, de ahí que la familia se esmera en prepararle una ofrenda de tal forma que puedan encontrar todo lo que les gustaba y disfrutar de la visita que hagan en estos días.

Biyé, según Wilfredo C. Cruz, es el calendario religioso de 260 días, que servía a los binnizá para computar los días benéficos y funestos, para indicar agüeros, para seguir su vida económica, civil y religiosa; y que su significado es: lo que forma el día, la matriz del tiempo, el tiempo mismo, la duración del tiempo. 

Por la creencia de que en estos días llegan las almas de los muertos, tal como fueron en vida, a visitar a sus familiares vivos, los juchitecos erigen en su domicilio el Biyé autóctono o el altar cristiano.

Este altar católico consiste en una grada de madera de siete o nueve escalones corridos, adornado de manera exuberante con frutas, panes, flores y otros alimentos.

El Biyé autóctono es un arreglo más sencillo pero no menos espléndido y vistoso, que usa cuatro plantas grandes cargadas de plátano, que se colocan frente a la mesa de los santos, en medio de este platanar se coloca un petate rebosante de frutas, panes y flores, custodiado por cuatro cirios; y en el exterior de la casa se adorna con plantas de caña y plantillas de plátano.