Comercios de Juchitán en quiebra por Covid-19
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

Comercios de Juchitán en quiebra por Covid-19

Comerciantes del primer cuadro de la ciudad se declaran en quiebra por falta de ventas

Comercios de Juchitán en quiebra por Covid-19 | El Imparcial de Oaxaca

El efecto colateral provocado por la pandemia en Juchitán es el cierre de comercios, pérdida de empleos, falta de liquidez y endeudamiento entre los empresarios que apostaron su patrimonio.

Una veintena de comercios ubicados principalmente en el primer cuadro de la ciudad, se han declarado en quiebra debido a la escasez de ventas, y al cierre de sus puertas como medida preventiva implementada por las autoridades para frenar el alto índice de contagios y mortalidad por Covid-19 desde el pasado 20 de julio.

Durante la segunda quincena del mes de abril, el Gobernador del Estado Alejandro Murat, ordenó el cierre del primer y segundo cuadro de las principales ciudades de la entidad, con el objetivo de frenar la movilidad humana en la zona y evitar la propagación de la pandemia.

Las autoridades municipales acataron la orden, y con el apoyo de elementos de la Policía Vial local establecieron un cerco sanitario en la zona referida evitando con esto la circulación de vehículos, y obligaron a las personas a caminar en la zona.

Esta determinación impactó a negocios del centro comercial del Istmo, como se le considera a esta ciudad, debido a su ubicación estratégica en la región, afectando principalmente las ventas.

Dos meses después, los integrantes del cabildo municipal ordenaron el cierre definitivo de los establecimientos, como medida urgente y desesperada debido a los contagios y muertes descontrolados.

La ordenanza estatal y municipal provocó un quebranto económico en los empresarios quienes al no obtener ingresos a través de las ventas, sus deudas por arrendamiento se incrementaron, por lo que se vieron obligados a desalojar los locales y a despedir a los empleados con la promesa de recontratarlos en caso de invertir nuevamente en la ciudad.

Jorge Hernández explicó que el propietario del local que arrendó para instalar su negocio de bisutería, le exigió el pago completo de la renta mensual de manera puntual, y ante la imposibilidad de hacerlo, fue desalojado.

 

Relacionadas: