Desastre ecológico en el Istmo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Desastre ecológico en el Istmo

Los habitantes del puerto de Salina Cruz aun no se reponían de las fuertes lluvias que provocaron Beatriz y Calvin, cuando una nube negra cubrió el cielo dañando el ecosistema


Desastre ecológico en el Istmo | El Imparcial de Oaxaca

Integrantes del Foro Ecológico Juchiteco solicitaron a la Agencia de Seguridad Energía y Ambiente (Asea) y a la Semarnat una declaratoria ambiental debido a que, la explosión ocurrida en la refinería Antonio Dovalí Jaime el pasado miércoles, provocó un derrame de residuos de hidrocarburos.

Los ambientalistas señalaron que el pasado 13 de junio, en una de las casas de bomba de la refinería, un recipiente que contenía 500 mil barriles de crudo estalló, por lo cual se emitieron gases nocivos, pero hasta el momento Pemex no ha informado acerca de las afectaciones al medio ambiente y a la comunidad. Los integrantes del foro ecológico recordaron que Pemex ha generado un gran daño ambiental a lo largo de los 37 años que tiene en esta región istmeña. Esteros, ríos, lagunas y el golfo de Tehuantepec han sido contaminados, también se registran daños a la salud humana y animal, crecimiento poblacional desordenado y el encarecimiento de la vida.

“Hasta el momento el depósito de 500 mil barriles de crudo continúa incendiándose y si se considera la amplia red de ductos e instalaciones por las cuales se conduce el petróleo, los productos refinados, los residuos y derivados inflamables, se podrá dimensionar el riesgo en el que se encuentran las familias que habitan este lugar, además de esto, los protocolos de seguridad no se han llevado a cabo conforme lo indican las normas y procedimientos establecidos en la materia, lo cual es evidente”, explicó Gonzalo Bustillo Cacho, representante del Foro Ecológico de Juchitán.

Ulises Reynosa Guerrero, representante de Tecóatl Asesoría Ambiental y Soluciones Alternativas S.A.de C.V., señaló que los impactos ambientales ocurren en las distintas fases de un incidente de explosión o incendio: explosión de la nube de gas, incendio del tanque de hidrocarburos y control del incendio.

“La explosión de la nube de gas que se origina en los contenedores de hidrocarburos es el primer impacto ambiental, ésta genera una onda expansiva que desplaza las emisiones de la refinería más allá de sus límites normales, aunado a esto, en este tipo de instalaciones industriales se pueden encontrar diversos tipos de residuos y estos pueden ser igualmente arrastrados más allá de sus áreas de almacenaje temporal”, expresó.

Señaló que durante el incendio se producen dos tipos de impactos ambientales, el primero es la contaminación del aire debido a la combustión incontrolada de los hidrocarburos líquidos, esto hace que se levante una gruesa nube de humo oscuro del depósito en llamas, los contaminantes presentes en esta nube dependen de la naturaleza del hidrocarburo pero siempre hay presencia de partículas de hollín (carbono pulverizado), alquitrán y cenizas (material inorgánico pulverizado no quemado).

“Estas partículas que parecen cenizas son las que oscurecen la nube y su contenido usualmente es 400 veces mayor que el contenido de partículas que hay en una combustión controlada de un hidrocarburo con vapores de compuestos orgánicos volátiles (COV)”, indicó.

Enfatizaron que es necesario saber si hay presencia de hidrocarburos poli-aromáticos (PAH en inglés) muchos de los cuales se consideran tóxicos para el ser humano y para el ambiente.

“Pedimos urgentemente que la Agencia de Seguridad Energía y Ambiente (ASEA) y a la Semarnat que emitan una respuesta, un informe a la sociedad sobre ambas contingencias; la primera, por la explosión y la segunda para que conozcamos el volumen real de hidrocarburos que han sido vertidos al mar así como las medidas que se están tomando para su recuperación”, expresaron los ambientalistas.

“¿Qué certeza existe de que el fuego no se propague a municipios aledaños como Tehuantepec, San Blas Atempa e incluso Juchitán?, ya que a través de estos se extiende la amplia red de distribución de hidrocarburos, todos estos componentes de la nube tóxica pueden dispersarse a kilómetros de distancia debido a su elevada temperatura, la acción de los vientos característicos de la zona dispersarán aún más los gases tóxicos producto de la combustión” aseguró el Foro Ecológico Juchiteco A.C.

Recordaron que durante el combate del incendio, puede emplearse “espuma contra incendios”, cuyos residuos deben ser manejados adecuadamente, de lo contrario también causan afectaciones, pues son productos químicos que se disipan en el ambiente.

Por último, precisaron que fue evidente la falta de coordinación y desconocimiento de los protocolos para evacuar y proteger a la población del puerto de Salina Cruz y comunidades aledañas.

Los datos

  • 4 mil Viviendas afectadas por la lluvia negra
  • 12 Hoteles con daños en su estructura por la lluvia negra
  • 100 ejidatarios afectados, aproximadamente


 

Relacionadas: