Don Juan Luis y su amor por el oficio de la panadería | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

Don Juan Luis y su amor por el oficio de la panadería

Se levanta desde las cinco de la mañana para poder ofrecer el pan caliente a sus clientes que lo conocen desde hace muchos años


  • Don Juan Luis y su amor por el oficio de la panadería
  • Don Juan Luis y su amor por el oficio de la panadería

Para muchos es un sustento de vida, pero para otros es un oficio que se abraza con el corazón tal y como lo narran los maestros panaderos de Salina Cruz.

En el municipio se tiene un registro de 35 panaderos, quienes han formado su empresa como modo de sustento familiar en este noble oficio que día a día van innovando para no quedarse atrás.

Cada uno de los panaderos ofrece una amplia variedad de productos que van de los cuernitos, teleras, trenzas, pambazo, banderita, hasta pizzas y pasteles de distintos sabores y presentaciones, esto para endulzar la vida de muchos porteños.

Para algunos maestros tienen que dar a conocer su pan a través de los altoparlantes que colocan en sus unidades de motor y salen a las colonias, barrios y agencias para ofrecer el producto hasta la puerta de los hogares, calientito, recién salido del horno.

Para otros que ya tienen más experiencia, solo esperan por la tarde-noche para que sus clientes uno a uno comiencen a llegar para adquirir sus panes que se venden entre los 2.50 a 3.00 pesos.

La industria del pan se ha mantenido por generaciones y se ha heredado de abuelos a hijos y de padres a nietos.

Don Juan Luis, es un panadero que lleva más de 20 años en este oficio, el cual comenzó desde niño cuando su papá y abuelo lo elaboraban en su hogar y que después lo adquirió como un empleo, que hasta el día de hoy ha permitido sacar adelante a sus hijos para llegar a ser profesionistas.

“No todos nuestros hijos heredan este noble oficio, muchos al ver lo duro que es levantarse a las 5 de la mañana para preparar la masa, calentar el horno y preparar el pan, optan por estudiar y dedicarse a otra cosa”, expresó.

Dijo que el pan por ser muy caliente para su elaboración, si la persona no se cuida, puede sufrir a la larga deformación de los huesos, reumas, dolor de articulaciones o hasta parálisis, porque muchos optan por bañarse después de estar largo tiempo junto a los hornos y eso es muy peligroso, porque lo deben de hacer, después de un determinado tiempo.

Puntualizó diciendo que habrá pan para rato, aunque las grandes empresas trasnacionales han tratado de copiar los panes que ellos elaboran, pero que nunca podrán igualar el sabor.


 

Relacionadas: