Video: Alberto Fernández afirma que “los mexicanos vienen de los indios” | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Internacional

Video: Alberto Fernández afirma que “los mexicanos vienen de los indios”

Los comentarios del presidente argentino no pasaron de largo para los cibernautas latinoamericanos, quienes criticaron a Fernández y le exigieron disculpas públicas.


Video: Alberto Fernández afirma que “los mexicanos vienen de los indios” | El Imparcial de Oaxaca

Este miércoles, durante una conferencia de prensa junto al jefe de Estado del gobierno de España, Pedro Sánchez, por motivo de su visita a Argentina, que se celebró en la Casa Rosada, Alberto Fernández declaró: 

“Escribió alguna vez Octavio Paz que los mexicanos salieron de los indios, los brasileiros de la selva, pero nosotros, los argentinos, de los barcos. De los barcos de Europa, y así hemos construido nuestra sociedad”.

Atribuyó esta frase al Premio Nobel de Literatura (1990), el mexicano Octavio Paz (1914 – 1998), pero el escritor, poeta, ensayista y diplomático nunca la escribió, ni siquiera la que modificó la prensa argentina en el sentido de que “los mexicanos descienden de los aztecas; los peruanos, de los incas, y los argentinos, de los barcos”.

“Si Octavio Paz lo dijo alguna vez, lo dijo como chiste de conversación. En todo caso, si a alguien se le puede atribuir el chiste es a Carlos Fuentes citando a Martín Caparrós, que decía ese chiste de conversación”, dijo a Proceso Adolfo Castañón, escritor, poeta, ensayista y exdirector editorial del Fondo de Cultura Económica (FCE).

Castañón, quien perteneció a la generación de la revista Vuelta, fundada por Octavio Paz, acaba de entregar la revisión de las obras completas de Paz y comentó que nunca ha encontrado una frase relativa.

Donde sí se escribió esa frase, muy de argentinos, fue en la canción del músico Litto Nebbia, amigo de Fernández desde hace más de 30 años, que dice en una de sus estrofas: “Los brasileiros salen de la selva, los mexicanos vienen de los indios, pero nosotros los argentinos, llegamos de los barcos, pero nosotros los argentinos, llegamos de los barcos”.

También recuerda al poema del escritor argentino Jorge Luis Borges, publicado en Cuaderno San Martín en 1929, “Fundación Mítica de Buenos Aires”, durante el movimiento surrealista, que versa: “¿Y fue por este río de sueñera y de barro que las proas vinieron a fundarme la patria? Irían a los tumbos los barquitos pintados entre los camalotes de la corriente zaina”.

La reacción 

Los comentarios del presidente argentino no pasaron de largo para los cibernautas latinoamericanos, quienes criticaron a Fernández y le exigieron disculpas públicas.

Antes de convertirse en tendencia, Fernández se había declarado “americalatinista” y dijo que creía en la unidad del Continente, pero también se asumió como “europeísta”, porque Europa ha sido todo, “ha estado entre los principales inversores reales, no financieros, inversores para el desarrollo” de Argentina. 

“Y esa unión que tenemos que lograr entre la Unión Europea y América Latina, tenemos que lograrla y hay que seguir trabajando”, señaló.

La disculpa

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, se disculpó por utilizar una frase sobre el origen de los mexicanos, brasileños y argentinos, y que de manera errónea se la atribuyó al Premio Nobel de Literatura (1990), el mexicano Octavio Paz.

“A nadie quise ofender, de todas formas, quien se haya sentido ofendido o invisibilizado, desde ya mis disculpas”, escribió el mandatario en sus redes sociales.

Antes redactó otro tuit donde revivió su idea original: “Se afirmó más de una vez que ‘los argentinos descendemos de los barcos’. En la primera mitad del siglo XX recibimos a más de 5 millones de inmigrantes que convivieron con nuestros pueblos originarios. Es un orgullo nuestra diversidad”, escribió.