El Papa establece una nueva vía para la canonización | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Internacional

El Papa establece una nueva vía para la canonización

Francisco introduce la nueva causa de ofrecer libremente la vida por los demás hasta la muerte, para que a una persona se le pueda abrir un proceso de beatificación y su posterior santificación


El Papa establece una nueva vía para la canonización | El Imparcial de Oaxaca

El papa Francisco añadió un cuarto método para declarar santo a alguien, anunció el Vaticano el martes.

Es la primera vez en siglos que se modifican los requisitos del proceso de canonización.

Hasta ahora, para ser considerado para canonización, era necesario que la persona haya sido un mártir, haya vivido una vida heroica o -que pocas veces se usaba- que haya tenido una reputación inmaculada.

El Vaticano anunció que el Papa aprobó una nueva norma: quienes hayan vivido como católicos fieles toda su vida y que hayan aceptado una muerte prematura segura por el bien de otros.

En el ‘motu proprio’ llamado Maiorem hac dilectionem se explica que desde ahora se podrá abrir un proceso de beatificación para aquellos que “con la intención de seguir al Señor, impulsados por la caridad, han ofrecido heroicamente su propia vida por el prójimo, aceptando libre y voluntariamente una muerte cierta y prematura”.

Con esta nueva regla, primero se deberá atribuir un milagro al candidato para que pueda ser beatificado, lo que es el primer paso hacia la canonización.

Es cierto que el heroico ofrecimiento de la vida, sugerido y sostenido por la caridad, expresa una verdadera, plena y ejemplar imitación de Cristo y, por lo tanto, es merecedor de aquella admiración que la comunidad de los fieles suele reservar a aquellos que voluntariamente han aceptado el martirio de sangre o han ejercido en grado heroico las virtudes cristianas”, explica el Francisco en su ‘motu propio’.

El martirio, considerado toda muerte violenta ocurrida debido al odio hacia su fe, no requiere de un milagro.