Humanidad, una historia de epidemias y pandemias | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

General

Humanidad, una historia de epidemias y pandemias

Se pueden contar por lo menos cuatro pandemias que han sacudido a la humanidad, y cuya incidencia y mortalidad supusieron números muy diferentes


Humanidad, una historia de epidemias y pandemias | El Imparcial de Oaxaca

Con la llegada del Covid-19, muchas personas afirmaron que esta peste ha sido la peor de la historia, y que jamás se ha visto algo similar. Sin embargo, eso no es lo que dice la historia sobre las Epidemias y las pandemias. De hecho, se pueden contar por lo menos cuatro pandemias que han sacudido a la humanidad, y cuya incidencia y mortalidad supusieron números muy diferentes. Conocer cada una de estas nos dará una idea de lo que en verdad está sucediendo, y qué podemos hacer para afrontarlo.
De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, se considera pandemia a la propagación mundial, es decir, que se extiende geográficamente a gran magnitud, de una enfermedad. Mientras tanto, una epidemia se concentra en el contagio de un grupo de personas en un mismo lugar, en un mismo tiempo.
Teniendo en consideración los testimonios de historiadores, a continuación se resume lo que sucedió en cada una de las pandemias que ha visto pasar la humanidad.

Peste negra

La historia define la peste negra como una de las más mortales. Esta apareció a mediados del siglo XIV, y aunque anteriormente se habían visto otras plagas, esta peste conocida como muerte negra, supuso un impacto mucho más grande. La misma se caracterizaba por las manchas o bubones de muy mal olor, esparcidas por todo el cuerpo.
La peste negra comenzó en Italia, específicamente en el puerto mediterráneo de Mesina. No obstante, se fue esparciendo por Inglaterra, Alemania, hasta llegar a Rusia en el año 1350. Esta enfermedad altamente contagiosa, iba de una persona a otra como si se tratara de pólvora. Y lo peor es que duró varias décadas haciendo estragos por toda la zona, alcanzando un total de 200 millones de personas muertas.
Es probable que hasta los momentos no haya comparación de esta pandemia con otra. Y también, se desconoce hasta el día de hoy cuál fue su origen, aunque algunas teorías le arrojan la culpa al bacilo Yersinia Pestis, trasmitiéndose a través de las pulgas de las ratas.

Viruela

Si se compara la cantidad de muertos que dejó la peste negra con las de la viruela, pareciera que esta última no fue tan desastrosa pues no superó los 50 millones de fallecidos. Y quizás en números así fue, pero a diferencia de la anterior, esta estuvo presente en la humanidad por siglos.
La viruela se conoce desde la época romana, tiempo en el que causó una gran mortalidad. Además, la falta de tratamiento en contra de los síntomas hacía que fuera insoportable. Y peor aún, los más afectados fueron niños y recién nacidos, siendo la principal causa de muerte por muchísimos años.
Esta pandemia se propagó en varios brotes. Por ejemplo, en el siglo XVIII, se calcula que cada año murieron alrededor de 400,000 personas por viruela. Sin mencionar que muchos de los sobrevivientes terminaron desarrollando ceguera.
La introducción de la viruela entre los mexicas se considera como un evento fundamental en la conquista de México. De la misma manera, se le atribuye, junto con el sarampión y el tifo, el despoblamiento de la Nueva España durante el siglo XVI
Afortunadamente, se logró fabricar una vacuna que la erradicó por completo en 1980.

Gripe española

Con un número de 50 millones de fallecidos, esta enfermedad fue la última a la que se enfrentó la humanidad, al mismo tiempo. El inicio se dio en los campamentos militares de Estados Unidos, aunque fue en España en donde se hizo el reporte fidedigno de los casos de esta enfermedad. De allí que se tomara el nombre de gripe española.
Esta enfermedad fue causada por el subtipo H1N1 de la gripe tipo A. Las víctimas principales de la gripe española fueron personas saludables que se encontraban entre los 20 y 40 años. Esto supuso un gran impacto pues probablemente fueron personas que no tenía inmunidad natural pues no se enfrentaron a virus parecidos durante su niñez.
Con el fin de estudiar la pandemia de gripe, los científicos han empleado muestras de tejido de víctimas congeladas para reproducir el virus.15​ Dada la extrema virulencia del brote y la posibilidad de escape accidental (o liberación intencionada) de la cuarentena, hay cierta controversia respecto a las bondades de estas investigaciones. Una de las conclusiones de la investigación fue que el virus mata a causa de una tormenta de citocinas, lo que explica su naturaleza extremadamente grave y el perfil poco común de edad de las víctimas.

VIH/SIDA

Una de las cosas que más preocupa es que esta pandemia sigue activa. Esto quiere decir que estamos viviendo una época con dos pandemias en acción. Con el paso del tiempo, gracias a tratamientos que se han desarrollado, se ha logrado reducir la mortalidad de las personas que padecen esta enfermedad.
El VIH o virus de inmunodeficiencia humana, se propaga por líquidos corporales. Cuando entra al organismo, este ataca el sistema inmunológico, causando el Síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA. Ya contagiado de la enfermedad, el paciente pierde toda capacidad de combatir enfermedades e infecciones.
A diferencia de las otras pandemias, incluida la nueva que estamos viviendo, el SIDA no mata al paciente, pero sí lo hace muy vulnerable a otras enfermedades, y el sistema inmune no logra luchar contra estas.
Los efectos y dimensiones de la pandemia de VIH-SIDA cambian de país en país. Los países con tasas más altas de prevalencia se encuentran en África subsahariana, mientras que algunos países de Europa y Oceanía han reportado un bajo número de casos detectados.