Conoce la regla 20-20-20 y disminuye tus problemas de visión | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Cuidados y Belleza

Conoce la regla 20-20-20 y disminuye tus problemas de visión

En muchos casos, las afecciones oculares y la deficiencia visual son consecuencia de la poca o nula atención que les prestamos a estos órganos


Conoce la regla 20-20-20 y disminuye tus problemas de visión | El Imparcial de Oaxaca

La visión es el más dominante de nuestros sentidos. Sin embargo, pocas personas le dan la importancia que merece, lo cual ha motivado que los problemas de la vista se hayan vuelto una crisis importante en materia de salud.

Según el ‘Informe mundial sobre la visión’ –elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS)– 2,200 millones de personas en todo el mundo padecen deficiencia visual y, por lo menos, 1,000 millones tienen afecciones oculares: las cuales podrían haberse evitado o que aún no se han tratado.

 

Algunos malestares, como irritación, cansancio o ardor en los ojos son muy comunes por el estilo de vida actual, mismo que conlleva la exposición prolongada a pantallas de aparatos electrónicos, desvelos, manejar por muchas horas, entre otras acciones cotidianas que poco a poco van acrecentando esta situación.

 

A decir de la OMS el envejecimiento, el tabaquismo, así como una mala nutrición son algunos de los principales factores de riesgo para muchos problemas de la vista, que si bien no causan deficiencia visual, con el paso del tiempo podrían generar situaciones graves en la visión de las personas.

Regla 20-20-20 para la vista

Una forma de tratar de proteger nuestros ojos es mediante la regla 20-20-20, sobre todo durante este largo proceso de confinamiento. En estos últimos meses se ha incrementado notablemente la exposición a distintas pantallas –de la computadora, el smartphone y la televisión– al mismo tiempo que se reducen las horas durante las cuales la gente realiza actividades al aire libre.

Por ello, la regla que la OMS recomienda consiste en que cada 20 minutos se debe apartar la mirada de las pantallas y ver a 20 pies (6 metros) de distancia durante 20 segundos.

Con el confinamiento impuesto por la pandemia, nuestro estilo de vida ha sufrido modificaciones. Así, por ejemplo, un gran porcentaje de empleados y estudiantes de diversas edades ahora trabaja y toma clases desde casa por medio de un dispositivo electrónico (computadora, tablet, etcétera), lo cual ha hecho que se incrementen los casos de fatiga ocular.

“La fatiga ocular aparece como resultado de estar expuestos durante muchas horas a la luz azul que emiten los dispositivos electrónicos y, por lo tanto, no guarda ninguna relación con la presbicia o vista cansada, la cual se presenta entre los 40 y los 45 años, y obliga a llevar gafas progresivas o multifocales para tener una visión correcta de lejos, intermedia y cercana. No obstante, esta presbicia o vista cansada se puede sumar a la fatiga ocular. Para reducir esta última se recomienda usar un filtro de luz azul”, apunta Hernández López.

La utilización de los dispositivos electrónicos por periodos muy largos también ha ocasionado que se disparen los casos de ojo seco evaporativo porque, bajo esta condición, el parpadeo disminuye.

Normalmente parpadeamos de 15 a 20 veces por minuto para lubricar nuestros ojos, pero, de acuerdo con estudios recientes, se sabe que, al permanecer frente a estos dispositivos mucho tiempo, la frecuencia de parpadeo puede disminuir hasta cinco o cuatro veces por minuto.

“Una herramienta efectiva para aminorar los efectos del ojo seco evaporativo es la regla 20-20-20, según la cual cada 20 minutos debemos apartar la mirada de la pantalla de nuestro dispositivo electrónico y ver a 20 pies de distancia, es decir, a lo lejos, durante 20 segundos. Es indispensable hacer estas pausas y colocar una notita al lado de nuestro dispositivo electrónico que diga: ‘No te olvides de parpadear, hazlo con frecuencia’, pues esta simple acción permite que las lágrimas se homogenicen y que, al igual que ante un parabrisas con los limpiadores en funcionamiento en un día de lluvia, uno pueda ver mejor. A esta regla se le puede agregar la aplicación de lágrimas artificiales prescritas por un oftalmólogo”, comenta la especialista universitaria.