El escritorio de María Hortensia: Todos creemos conocernos | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Columna

El escritorio de María Hortensia: Todos creemos conocernos

Debemos conocernos y reconocernos, para esto debemos hacer un viaje interior


El escritorio de María Hortensia: Todos creemos conocernos | El Imparcial de Oaxaca
Foto: internet / ilustrativa

APRECIABLES LECTORES: Me permito hacer una especial y enorme felicitación al comité organizador del desfile de las delegaciones, que se realiza previo a la Guelaguetza, por su exitosa iniciativa de extender el recorrido por tantas calles en las que cientos de personas pudieron presenciar, admirar y experimentar gran alegría. Había personas de todas las edades, muchas de ellas visitantes, que disfrutaron de la algarabía, colorido y entusiasmo de las calles.

Los lunes del cerro son un orgullo para los oaxaqueños, sin embargo, para mucha gente es imposible asistir presencialmente al auditorio Guelaguetza, sería ideal que, por ejemplo, en la Alameda se instalaran pantallas gigantes para que más personas puedan disfrutar del magno evento, valoren el tesoro que tenemos, conozcan, amen y respeten nuestro patrimonio.

TE CONOCES

Todos creemos conocernos y posiblemente sí tengamos una idea de cómo somos, raro es conocer gente que se interese en conocerse a fondo. Al mirarnos al espejo éste no sabe quiénes somos y muchas veces ni nosotros mismos, debemos conocernos y reconocernos, para esto debemos hacer un viaje interior.

Viéndote a los ojos, te has dicho: no me reconozco, no me preocupo por saber sobre mí, no me gusto, no cubro las expectativas de lo que los demás esperan de mí, para lograrlo debemos ser absolutamente sinceros con nosotros mismos, ya que siempre buscamos justificación para nuestros errores.

Para curar hay que reconocer la enfermedad, para mejorar hay que encontrar las fallas, si llegas a conocerte llegarás a amarte. Al amarnos podremos dar amor, no se puede dar lo que no se tiene, por eso se nos pide que nos amemos a nosotros mismos  para poder así  amar a los demás. Recuerda, no se puede amar lo que no se conoce

***Preparémonos, la vejez es nuestra propia responsabilidad. Yo soy responsable de la construcción de mi futuro.

La vida es como un rompecabezas, cada pieza es una etapa de nuestra vida, así como nuestras vivencias, experiencias y sobre todo acciones. Debemos poder y seguir aprendiendo de nuestra propia existencia, con este aprendizaje nos podremos agarrar cuando nos sucedan experiencias tristes, dolorosas y preocupantes y así encontrar la solución, sin olvidar ponernos en las manos de Nuestro Padre.

Recordemos que vivimos más en la vejez que en la juventud. Es una etapa más en la vida y a veces nos cuesta trabajo entenderlo, muchas veces porque se le tiene miedo a la muerte, ¿verdad?, de ahí se desprenden muchas angustias, incertidumbres y preocupaciones, muchas veces inútiles, porque muchas no pasarán.

Es importante llegar vivos a la muerte. ¿Cómo quieres vivir? ¿Viendo tranquilamente pasar la vida, esperando la muerte o dándole sentido a la vida que aún tienes? La gente que le tiene miedo a la muerte es porque nunca ha hecho NADA en su vida.  Sócrates dijo: “NO SE TE IPSUM” (conócete a ti mismo). Conocernos no es fácil, pero tampoco imposible.

** La vida me ha enseñado que siempre hay que buscarle el lado bueno a las cosas y recordar que todo pasa por algo.

***Licenciada María Hortensia Lira Vásquez. Celular 951 21 114 138.


 

Relacionadas: