Evalúa las ventajas y riesgos de dormir con tu gato | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Estilo

Evalúa las ventajas y riesgos de dormir con tu gato

Los gatos son animales de costumbres, así que es importante dejarles las normas claras desde el primer momento


Evalúa las ventajas y riesgos de dormir con tu gato | El Imparcial de Oaxaca
Si nos cuesta despertarnos por la mañana, el gato es el mejor despertador que existe.

Si quieres o no dormir con tu gato es una decisión que debes tomar después de pensar mucho en las ventajas y riesgos que tiene esta práctica. No puedes dejarle que un día duerma acurrucado contigo, otro no… Los gatos son animales de costumbres, así que es importante dejarles las normas claras desde el primer momento. Recuerda: una vez le dejas dormir contigo volver atrás es muy complicado, así que valora los pros y los contras y toma una decisión definitiva.

¿Cuáles son las ventajas de dormir con el gato?

Cuando duermen, los gatos emiten un ronroneo que a los humanos nos produce mucha calma y tranquilidad. Por lo tanto, durmiendo con ellos conciliamos mejor el sueño y, además, dormimos mucho mejor, sin despertarnos en repetidas ocasiones a lo largo de la noche.

A esto hay que sumar que es una oportunidad fabulosa de estrechar lazos entre nosotros y nuestra mascota, así que la convivencia será mucho mejor.

Por supuesto, en los meses de otoño e invierno nos encanta sentir el calor del gato. Los felinos tienen una temperatura corporal más alta que la nuestra, de entre 38 y 39 grados.

Si somos de los que nos cuesta despertarnos por la mañana, el gato es el mejor despertador que existe. Con él a nuestro lado ya no podremos parar el aparato y continuar durmiendo. Al amanecer los mininos ya están espabilados y nos dan toques para que hagamos lo mismo.

¿Y los riesgos?

Ahora que conocemos las ventajas de dormir con el gato, también hay que saber cuáles son los inconvenientes. Los pequeños felinos tienen patrones de sueño poco uniformes, sobre todo cuando son cachorros.

Son animales nocturnos, y en muchos casos la cama se convierte para ellos en un campo de batalla. Podremos notar cómo sus patas nos rozan, un arañazo involuntario…

Si tomamos como costumbre dormir con el gato, si en algún momento queremos echarlo, nos veremos en una situación muy complicada. Es muy posible que el animal se pase la noche maullando e incluso que haga sus necesidades fuera del arenero. Si es así, no debemos tomárnoslo como una vengaza, sino como la forma  que tiene de decirnos que está en desacuerdo.

A modo de conclusión, si tienes un gato en casa y te encanta dormir con él, puedes estar muy contento porque es una práctica con enormes beneficios para la salud. Establece unas reglas claras, ¡y a descansar plácidamente!