Tamayo y el rostro de la alegría
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Estilo

Tamayo y el rostro de la alegría

Conoce formas divertidas de explorar y jugar con el arte de Oaxaca

Tamayo y el rostro de la alegría | El Imparcial de Oaxaca

Por: GERARDO RODRÍGUEZ

El día de hoy es un día para celebrar el mundo artístico de Rufino Tamayo, un universo lleno de personajes, colores, frutas y figuras fantásticas. En el Museo Infantil nos gusta tanto el arte del maestro Rufino Tamayo que disfrutamos compartiéndolo con todos para disfrutar de muchas formas divertidas de explorar y jugar con el arte de Oaxaca.

Hoy quiero platicar en particular de una de mis pinturas preferidas del maestro Tamayo: “Hombre radiante de alegría”. Esta pintura fue pintada por Rufino en 1968 y hoy es parte de la colección del Museo de Arte Moderno, en la ciudad de México. Mírala bien ¿ya la conocías? ¿qué te gusta de ella? Yo creo que el nombre le queda muy bien, ¿no te parece?

Apuesto a que lo primero que viste de esta pintura son todos esos colores que tiene: rosa, amarillo, esos tonos distintos de morado. ¡‘Hombre radiante de alegría’ es una explosión de colores! Y no de cualquier color, colores alegres que nos hacen sentir contentos o nos recuerdan a los momentos en que hemos sentido justo eso, mucha alegría. Tamayo era un maestro del color, él sabía usar los colores de la pintura perfectamente para hacernos sentir de alguna forma a través de sus obras. Yo al verla pienso en dulces, crayones para pintar o en el pastel que tuve en un mi cumpleaños pasado: cosas que me gustan mucho y me hacen sonreír. ¿Tú piensas en algo en especial? ¿Puedes sentir de alguna forma los colores? Imagina una pintura sobre la tristeza ¿qué colores crees que hubiese utilizado Tamayo para hacerla?

Algo también muy importante en la obra es el hombre sentado al centro de ella. Míralo bien, su rostro es tan, pero tan blanco, que en verdad parece estar brillando de alegría. Si lo observas atentamente también te darás cuenta de que algo falta en su cara. Podemos ver su sonrisa, pero ¿y sus ojos? ¿y su nariz? Rufino Tamayo sabía que, a veces para hacernos ver lo más importante en una obra es necesario no dibujar algunas otras cosas que no son tan importantes. En esta pintura nos importa su sonrisa, que es enorme; pero no tanto sus ojos y su nariz, así que Rufino simplemente no los pintó.

Ahora que has visto esta maravillosa pintura de Tamayo, ¿Qué te parecería hacer tu propia versión? buscan en las redes sociales del Museo Infantil de Oaxaca, MIO, una actividad que podrás hacer en casa sobre “Hombre Radiante de alegría” estoy seguro de que te divertirás mucho. Yo he disfrutado mucho platicar con ustedes el día de hoy, y espero volver con más historias de Tamayo y sus sonrisas. Mientras tanto mantengámonos seguros en casa; lávate las manos siempre y no olvides disfrutar de días llenos de arte y diversión con MIO desde casa. ¡Hasta la próxima!

 

Museo Infantil de Oaxaca

Calzada Madero 511. Barrio del Ex Marquesado.

FB: Museo Infantil de Oaxaca, MIO

IG/Twitter: @museomio

(951) 516 93 88