La noche de rábanos, 120 años de tradición | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Estilo

La noche de rábanos, 120 años de tradición

Celebrada cada 23 de diciembre, esta fiesta hoy convertida en tradición


La noche de rábanos, 120 años de tradición | El Imparcial de Oaxaca

Uriel de Jesús Santiago Velasco

La ciudad de Oaxaca, como siempre lo he dicho, es la musa de mis poesías, no sólo son sus empedradas calles, sus edificios de cantera verde y sus iglesias esplendorosas, lo que enamora. Gran parte de la grandeza de esta maravillosa ciudad es gracias a su gente y a sus tradiciones. Un claro ejemplo es la noche de rábanos, fiesta única en el país, orgullosamente oaxaqueña.

Celebrada cada 23 de diciembre, esta fiesta hoy convertida en tradición, tiene sus orígenes en la época colonial donde se realizaba una verbena para que los hortelanos y campesinos de los distintos barrios de la entidad abastecieran de los productos necesarios a los capitalinos para la cena del 24 de diciembre. Con el tiempo y como una estrategia de venta los hortelanos, que eran los que predominaban esta verbena, fueron adornando de distintas formas sus puestos con el fin de atraer a los compradores

La fiesta de la noche de rábanos, surge como tal en el mes de diciembre de 1897, se sabe que se originó en el barrio de Trinidad de la Huertas, cuando el entonces presidente municipal de Oaxaca de Juárez; don Francisco Vasconcelos Flores, en una acción para impulsar el labor que realizaban los hortelanos, decide realizar un concurso de figuras aprovechando las formas naturales de los rábanos, para así estimular su creatividad y la resistencia de las personas dedicadas a cultivar huertos, pues debido al acelerado crecimiento de la ciudad, se estaban perdiendo los terrenos dedicados a cultivar las hortalizas.

Los participantes en este concurso no sólo fueron los hortelanos del barrio de Trinidad de las Huertas, también se incluían a los hortelanos del barrio de la Consolación, que durante mucho tiempo tuvieron la supremacía en la mencionada fiesta pues por dieciocho años el señor Manuel García Esparza, habitante del barrio de este barrio, ganó el concurso logrando un récor que hasta la fecha nadie ha podido igualar.

Actualmente esta tradición se mantiene, y es algo muy presente y reconocido a nivel mundial. Ahora participan hortelanos de todo el estado, se han implementado figuras más creativas que son ideadas por los hortelanos participantes, y los rábanos son cultivados en los terrenos del parque el Tequio y la comunidad de San Antonino Castillo Velasco. Los rábanos se siembran desde meses atrás para que puedan alcanzar los enormes tamaños con las que lo conocemos. Desde hace varios años se agregaron las categorías de flor inmortal y hoja de totomoxtle.

Esta tradición es tan solo una de las muchas con las que cuenta nuestro bello estado y este 23 de diciembre el zócalo de nuestra ciudad se volverá a llenar con la alegría y color típicos en esta fiesta única y orgullosamente oaxaqueña que cumple orgullosamente 120 años de historia.

¡Feliz navidad!,
¡nos leemos pronto!