Banxico utiliza una nueva herramienta, ¿cuál es y cómo funciona? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Economía

Banxico utiliza una nueva herramienta, ¿cuál es y cómo funciona?

El FG consiste en comunicar al público el posible futuro camino de la política monetaria


Banxico utiliza una nueva herramienta, ¿cuál es y cómo funciona? | El Imparcial de Oaxaca

Entre los economistas, las vías de actuación de la política monetaria han adoptado el nombre de “herramientas”. Algunas de ellas son las operaciones de mercado abierto, la tasa de interés y los requerimientos de reserva.

Estas herramientas pueden llegar a ser confusas. En su última minuta, el Banco de México (Banxico) decidió utilizar una nueva herramienta, simple y elegante, pero con un nombre aún más extravagante: el forward guidance.

La herramienta de política monetaria más conocida es la tasa de interés. Esta funciona de manera relativamente sencilla: si la inflación es alta, el banco central aumenta la tasa de interés, en consecuencia, desearemos pedir menos créditos, nuestro consumo será menor y, por tanto, los precios se verán menos presionados; en cambio, si la inflación es baja, se reduce la tasa de interés y nos animamos a pedir créditos con pocos intereses, aumentando nuestro consumo y presionando los precios al alza. En otras palabras, la tasa de interés es como un martillo de carpintero, golpeando la inflación hacia abajo cuando se requiere y levantándola con la cuña cuando está muy debajo.

Ahora bien, si la política monetaria puede tomar varias formas, la inflación también lo hace, y en los últimos meses ha decidido tomar la forma de un caballo: los cuellos de botella, las disrupciones geopolíticas, los elevados precios de alimentos y energéticos a nivel global han llevado a la inflación a niveles no vistos en 21 años. En ese sentido, el martillo no es muy útil para alcanzar al caballo, por lo que el Banxico ha decidido utilizar la rueda, es decir, el forward guidance (FG).

El FG consiste en comunicar al público el posible futuro camino de la política monetaria, tal y como lo hizo el Banco de México (Banxico) en el anuncio de su decisión del jueves 12 de mayo publicando que: “ante un panorama más complejo para la inflación y sus expectativas se considerará actuar con mayor contundencia para lograr el objetivo de inflación”. Pero ¿cómo influye esto sobre los precios de la economía?

 

Gráficas economía política monetaria

Para entender el funcionamiento del FG, debemos saber que las expectativas son uno de los determinantes más importantes de la inflación. Se asume que los agentes económicos toman en cuenta toda la información disponible para tomar sus decisiones de inversión y consumo. Por ejemplo, si un productor de manzanas sabe que hay una tasa de inflación de 10%, esperará que su proveedor de fertilizantes, abono, transporte, entre otros insumos, incrementen sus precios en 10%, por lo que podría anticiparse e incrementarlos 10 por ciento.

En este sentido, el banco central comunica a los agentes económicos que tomará decisiones que ayuden a controlar la inflación, por ejemplo, incrementar las tasas de interés a un mayor ritmo o, en caso contrario, que tomará decisiones que ayuden a promover la actividad económica, como fue el caso de la Fed durante la pandemia, comunicando que mantendría una postura de política monetaria relajada, con bajas tasas de interés.

De esta manera, cuando el banco central tiene la credibilidad suficiente, las decisiones de los agentes se ven influenciadas de manera que se ven encaminadas hacia los objetivos del banco central. Volviendo al ejemplo del productor de manzanas, si el banco central comunica que, en caso de mayor inflación, incrementará con mayor velocidad las tasas de interés, el productor podría verse desincentivado a incrementar sus precios rápido, puesto que desea que la tasa de interés se mantenga baja para pagar los créditos utilizados al comprar sus insumos. Asumiendo que todos los productores y consumidores tienen la misma información y la usarán de una manera similar, el productor puede confiar en que la inflación se vea desacelerada y, por tanto, el banco central mantendrá las tasas en sus niveles actuales.

El forward guidance es una herramienta que han utilizado principalmente bancos de economías desarrolladas, como el Banco Central Europeo, la Reserva Federal de Estados Unidos, entre otros.

Las condiciones principales para utilizarla son la confianza y la credibilidad. A lo largo de casi 30 años, desde que cuenta con autonomía, el Banco de México ha ganado dichas características, gracias a ello, hoy puede sumar la potente rueda del forward guidance a su caja de herramientas en su ardua tarea de combate a la inflación.


 

Relacionadas: