¿Es delito facturar a nombre de otra persona?, aquí te lo decimos | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Economía

¿Es delito facturar a nombre de otra persona?, aquí te lo decimos

De acuerdo con el SAT, el facturar a nombre alguien más, podría hacer que la persona se convierta en cómplice del delito de evasión de impuestos


¿Es delito facturar a nombre de otra persona?, aquí te lo decimos | El Imparcial de Oaxaca
Imagen ilustrativa: Internet

De acuerdo con el Servicio de Administración Tributaria (SAT), el facturar a nombre alguien más, podría hacer que la persona se convierta en cómplice del delito de evasión de impuestos.

Simular operaciones y presentar declaraciones con facturas apócrifas es un delito grave con sanciones que van desde uno a nueve años de prisión”, señala el SAT.

Sin embargo, no aplica para todos los casos, por ejemplo, cuando pedimos facturar a nombre de otra persona física o moral, cuando se trata de compra de insumos o comprobar gastos de viáticos. Es decir, cuando se trata del pago por cuenta a terceros.

Si un trabajador hace una compra con su dinero, para cubrir gastos como viáticos, en este caso, se puede pedir factura a nombre de la persona moral o empresa. Para esto, es necesario cumplir con la regla 2.7.1.13 de la Resolución Micelánea Fiscal.

Para facturar a nombre de otra persona, es necesario ingresar los datos fiscales del interesado, la empresa debe hacer la devolución exacta del dinero a la persona que hizo el gasto para la compañía.

De no cumplir con lo estipulado por el SAT, se puede considerar como evasión fiscal, tal y como lo hacen las Empresas que Facturan Operaciones Simuladas (EFOS), y la Empresas que Deducen Operaciones Simuladas (EDOS).

Ser complice de evasión de impuestos, tiene multas y prisión de 2 meses y hasta 9 años. Por esta razón es que existen ciertos mecanismos, como las tarjetas empresariales, para que utilizar el dinero de la compañía y así la facturación sea más sencilla.


 

Relacionadas: