Excesivas lluvias influyen en los precios | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Economía

Excesivas lluvias influyen en los precios

Las lluvias excesivas además de generar daños en la vida de la población y sus viviendas, también han provocado la pérdida de miles de cultivos en el país, generando que el precio de los agropecuarios aumente de manera importante.


Excesivas lluvias influyen en los precios | El Imparcial de Oaxaca

Esta temporada ha registrado un número significativo de afectaciones debido a las fuertes lluvias que han experimentado algunos estados de México. En Sinaloa, por ejemplo, algunos municipios fueron declarados zonas de desastre natural y las lluvias dejaron estragos importantes en la población.

La temporada de huracanes, que se inició en junio y se espera que termine en noviembre, ha provocado la pérdida de vidas humanas y daños en estructuras físicas. También afectaron a estudiantes, comercios e industrias. Esta no es la única manera en que los desastres naturales afectan la vida de los habitantes, también tienen un efecto importante en el precio de los productos agrícolas.

Las lluvias excesivas afectan los cultivos, lo que genera que la producción se pierda y exista una menor oferta. Siendo menor el volumen de agropecuarios producidos, su precio incrementa. De modo que sí existe una influencia importante de estos fenómenos naturales sobre los precios agropecuarios.

En Sinaloa se perdieron 14,837 hectáreas de cultivos agrícolas de manera total y 1,920 hectáreas de cosecha se encuentran con daños parciales, de acuerdo con estimaciones de la Sagarpa (Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación).

Entre los productos cuya cosecha se afectó por las lluvias se encuentran algunas hortalizas, soya, ajonjolí, sorgo, cacahuate, maíz y sandía. Las pérdidas también alcanzaron al sector ganadero y se estima que medio centenar de cabezas de ganado caprino también se perdieron.

En territorio sinaloense, el precio de algunas hortalizas aumentó de manera significativa de la segunda quincena de agosto a la primera de septiembre del 2018. El pepino aumentó 8.4% su precio, el jitomate 5.3%, la cebolla 3.5% y la calabaza 3.2 por ciento.

El estado de Sonora también ha sido afectado por las lluvias excesivas, aunque no se tienen cifras de la extensión territorial afectada hasta ahora. Se informó que los cultivos de hortalizas, maíz, arroz, frijol, ajonjolí, sorgo y melón son los que probablemente tengan más daños.

En Sonora el precio de la cebolla incrementó 44.17% en la primera quincena de septiembre en relación con la quincena previa. Otros productos agrícolas cuyo precio creció fueron el pepino (37.67%), el jitomate (15.28%), las lechugas (8.67%), el melón (7.07%), los nopales (6.03%), el chayote (5.59%), los ejotes (3.30%) y el chile seco (2.72 por ciento).

Otros estados afectados por las lluvias son Baja California Sur y Chihuahua, que también registraron algunos aumentos de precios significativos en productos agrícolas.

En Baja California Sur, el pepino encabezó los incrementos de precios (17.55%). Siguiendo la lista estuvieron el jitomate (12.71%), los nopales (9.57%), las lechugas (4.09%), el frijol (3.13%), la carne de res (2.11%), la cebolla (1.96%), el arroz (1.79%), el chile poblano (1.43%), la calabaza (0.96%) y la carne de cerdo (0.45 por ciento).

Mientras que en Chihuahua los alimentos cuyo precio subió de manera importante fueron el pepino (31.15%), el jitomate (12.69%), el chayote (11.77%), la cebolla (8.59%), la zanahoria (6.80%), las lechugas (4.91%), el chile serrano (2.49%), los ejotes (0.91%), el arroz (0.66%), el maíz (0.59%), los nopales (0.42%) y las papas y otros tubérculos (0.16 por ciento).

No es posible determinar con exactitud cuándo terminará el fenómeno, pero la Conagua (Comisión Nacional del Agua) informó que es probable que las tormentas vayan perdiendo fuerza paulatinamente. Entonces se podrá ver con mayor claridad el efecto que tienen las precipitaciones pluviales en los cultivos agrícolas y en los precios de dichos productos.