Alerta por sequías extremas e inestabilidad en la tierra | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Ecología

Alerta por sequías extremas e inestabilidad en la tierra

Daniel Rosenfeld, profesor del Instituto de Ciencias de la Tierra, explica que los cambios en el ciclo del agua afectarán la seguridad del planeta


Alerta por sequías extremas e inestabilidad en la tierra | El Imparcial de Oaxaca
Imagen: Internet

Por primera vez un informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) incluyó un capítulo dedicado a los cambios en el ciclo del agua, el cual ofrece un pronóstico severo en la disminución de lluvias y aumento de sequías a nivel global, señaló Daniel Rosenfeld, profesor del Instituto de Ciencias de la Tierra de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

El también autor principal de ese capítulo del sexto informe del IPCC —dado a conocer hace un par de semanas—, en entrevista con Excélsior, dijo que las consecuencias de la crisis climática son cada vez más severas y ya afectan la seguridad y la estabilidad del planeta con climas extremos más frecuentes y con intensidades sin precedentes.

En particular, destacó que Oriente Medio e Israel conforman una de las regiones más asoladas por el cambio climático, debido a la predominancia de zonas áridas y semiáridas, y a la severa escasez de agua.

Se trata de una región con poca disponibilidad de agua, por ejemplo, los ríos que desembocan en el Éufrates se han ido secando por la disminución de las lluvias, incluso, la zona más fértil ya es afectada.

La tendencia, indicó, será mayor sequía lo cual tendrá consecuencias negativas en la agricultura y la disposición de agua, y es muy probable se desencadenen mayor descontento social y conflictos políticos. De hecho, prevé que Oriente Medio sufrirá una disminución en las precipitaciones de 30% para 2040.

“Se pone aún peor”, dijo, si la temperatura aumenta, la evaporación también será mayor y habrá menos agua disponible en el suelo, tanto para la vegetación como para el consumo humano; la sequía ya es más severa en países como Jordania y Siria. Pero, paradójicamente, con el aumento de las temperaturas, como el agua es más caliente se evapora y llueve más, entonces ocasiona inundaciones.

Un caso extremo es Jordania, donde la escasez de agua es aguda, y cuando llega a las casas, sólo es un día a la semana o al mes, “ello se considera una amenaza existencial para los jordanos”.

El científico resaltó que frente a esos escenarios, no queda otra opción más que desalar el agua de mar y eso ya se realiza de forma masiva e industrializada en Israel.

Así, tres cuartas partes del consumo de agua urbano es a través de ese sistema, pero además, Israel recicla el 80% de esa agua para el uso agrícola.

Y como la situación de Jordania es tan mala, le venden agua desalada. “Esta cooperación en la región es y será necesaria”, dijo.

Como muchos de los cambios ya son irreversibles, Rosenfeld urgió adaptación a nivel local por medio de desalar el agua de mar, agricultura por goteo y uso del agua eficiente.

Los escenarios presentes y futuros
El profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén proyecta que los escenarios empeorarán de seguir como de costumbre, es decir, sin recortes de emisiones ambiciosos.

No sólo Israel y Oriente Medio se encuentran en una transición hacia el desierto, sino también otros países y México está incluido por su posición geográfica.

“Debo decir que no sólo Israel tiene un clima seco debido a su ubicación en el cinturón desértico, México también se encuentra en esta latitud… La sequía se prevé para México, pero no será tan mala como en Oriente Medio”.

Para Rosenfeld, desalar agua de mar será la única solución para Oriente Medio, pero muchas actividades tendrán que adaptarse. Y lo más importante, agregó, como esa tecnología requiere mucha energía, la generación no deberá continuar a través de los combustibles fósiles, porque eso producirá más gases de efecto invernadero.

Por ello, su visión para el futuro de esta región, como es tan árida y con mucho sol, deberá aprovecharse la energía fotovoltaica para así desalar el agua de mar.

“Los países más avanzados en la región, además de Israel –Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos– ya piensan de esa manera”.

Sin embargo, Irak, Siria y Líbano no están preparados para estas tecnologías y están lejos de poder adoptarlas debido a la situación política interna por la que atraviesan.

“Si seguimos usando combustibles fósiles, sólo empeorarán las cosas a nivel global, por lo tanto, las energías renovables no sólo son necesarias para reducir las emisiones de CO2, sino también para utilizarlas y obtener energía adicional imprescindible.

“La disponibilidad de agua es tan importante como la temperatura para mantener la existencia de la vida”, dijo Rosenfeld.

De ahí que el agua sea considerado como uno de los elementos climáticos más importantes, al estar intrínsecamente relacionado con el sustento de la humanidad y tanto el aumento de los gases de efecto invernadero, como el de la temperatura, pueden provocar transformaciones irreversibles.


 

Relacionadas: