Recicladores sufren discriminación, sin seguridad social ni reconocimiento | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Ecología

Recicladores sufren discriminación, sin seguridad social ni reconocimiento

Tan sólo en el basurero metropolitano de Oaxaca, los recicladores le han ahorrado a la administración pública y a la sociedad cerca de 500 mil pesos mensuales.


Recicladores sufren discriminación, sin seguridad social ni reconocimiento | El Imparcial de Oaxaca
ALA02 - QUEZON CITY (FILIPINAS), 05/05/08.- Fotografía del 4 de mayo de 2008 en la que se observa al reciclador filipino Zaldy Casiano, de 48 años de edad, al seleccionar desperdicios en el vertedero de basuras Payatas en Quezon City, oriente de Filipinas. Casiano, un antiguo trabajador de la construcción, ha buscado alimentos en ese depósito de desperdicios desde 1995, año en que él y su familia, que cuida diez perros, cinco patos, tres pollos y cinco gansos, fueron desalojados de su casa a causa de una demolición. Casiano busca plástico que pueda ser reutilizable, se lo vende a pequeños negocios y gana por ellos cien pesos o el equivalente a 1.53 euros por día. Al mismo tiempo, recoge comida para consumo animal y humano. El término "Pagpag" es usado en Filipinas para describir los pedazos de comida desechados por restaurantes y supermercados, que luego son cocinados para consumo popular por parte de las comunidades pobres que viven cerca del depósito de basuras. Como el mismo Casiano dice: "Sin el depósito, nos morimos de hambre". EFE/ALANAH M. TORRALBA

Debido a que los recicladores de basura no tienen reconocimiento, seguridad social, pensión, ni apoyo para sus hijas e hijos quienes también se ven afectados por la discriminación, urge acudir a su atención como un asunto de justicia social, sostuvo José Carlos León Vargas.

El director de Sikanda (Solidaridad Internacional Kanda), sostuvo que igual de importante que el tema de la basura y del medio ambiente son las personas que están detrás de la economía de la basura, personas que viven día con día de lo que desechamos.

“Desde que se fundó SiKanda hace 10 años, descubrimos que las y los pepenadores, llamados así de manera peyorativa, son personas trabajadoras, con una disciplina férrea y verdaderos ecologistas. Lamentablemente, su trabajo no es reconocido y ellos y ellas son estigmatizados por su labor”.

Trabajan juntos para combatir esta situación y acompañar a recicladoras y recicladores para que mejoren su calidad de vida y el ejercicio de sus derechos laborales, de salud, de vivienda y alimentación.

En América Latina, 90% de los materiales reciclados para uso industrial son recolectados por recicladores informales, quienes obtienen menos del 5% del valor que se genera en la cadena de la industria de reciclaje.

Desafortunadamente existen dos Méxicos, el de la formalidad donde sí hay un trabajo bien pagado y con prestaciones, y el informal, donde existen muchas personas trabajando a merced de los peligros que corren día con día.

Como sociedad, como gobierno y como estado tenemos una deuda que saldar con ellas y ellos. No es un asunto de caridad ¡es un asunto justicia social!

Tan sólo en el basurero metropolitano de Oaxaca, los recicladores le han ahorrado a la administración pública y a la sociedad cerca de 500 mil pesos mensuales.

A pesar de su aportación, no tienen reconocimiento, ni siquiera chalecos de trabajo pese al medio millón de pesos que nos ahorran mensualmente.

Al tiempo que recuperan material para el reciclaje, se exponen a importantes riesgos de salud. Su trabajo contribuye enormemente a los sistemas municipales de gestión de residuos, genera ahorros a la administración pública y contribuye con el medio ambiente, pero no se reconoce su labor a nivel social, añadió.

Actualmente SiKanda trabaja con tres municipios que están abiertos a integrar a personas que antes eran pepenadores para que se conviertan en recicladoras y recicladores y laboren en centros de tratamiento de residuos sólidos, centros de reciclaje.