Conoce a la mexicana de 18 años que fue aceptada en el campamento de la NASA | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Ciencia

Conoce a la mexicana de 18 años que fue aceptada en el campamento de la NASA

Su nombre es Georgina Santos y ella es la primera en su estado en asistir al afamado “Space Camp”.


Conoce a la mexicana de 18 años que fue aceptada en el campamento de la NASA | El Imparcial de Oaxaca

En activo desde 1982, el Campamento espacial de la NASA ha sido un método ideal para que jóvenes de todo el mundo tengan un acercamiento a lo que los profesionales de la industria espacial experimentan todos los días. Además de enfocarlos a la educación STEM, es decir algunas áreas del conocimiento como ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas que los ayudarán a tal vez ser seleccionados algún día para laborar en la Agencia Espacial.

Algunas de las actividades que se llevan a cabo en este “Space Camp” son entrenamientos como los de los astronautas en sillas de gravedad y otros equipos que utilizan para simular algunas de las condiciones de vida en el espacio; el diseño de un cohete espacial; la construcción de escudos contra el calor, así como construir un Rover como los que actualmente se utilizan para explorar la superficie de Marte y nuestro propio planeta, así como otro tipo de simuladores virtuales.

Foto: Afar.com

No obstante, asistir a este tipo de campamentos resulta altamente costoso, en particular cuando se trata del curso avanzado enfocado a las oportunidades de carrera a nivel universitario. Por lo que Georgina Santos, de 18 años y recién egresada de la preparatoria, decidió aplicar para recibir una beca que le permitiera su estadía en Huntsville, Alabama.

Ella explica que estaba dispuesta a cualquier tipo de tarea con tal de poder asistir, incluidas labores de limpieza:

«Al principio quería aunque sea barrer la entrada, cualquier cosa por estar ahí».

Después de una serie de documentos a entregar, entre ellos cartas de recomendación, dos ensayos, así como un proyecto científico que involucró el análisis y experimentación con sustancias carbonatadas en plantas, fue elegida para asistir el 1 de agosto al país vecino, convirtiéndola en la primera mujer de su estado, Yucatán, en ser aceptada en un campamento de este tipo y, en especial, de la NASA.