Voces, ecos y secretos: 101 experiencias de la filosofía cotidiana
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Voces, ecos y secretos: 101 experiencias de la filosofía cotidiana

Estilo narrativo simple, bastante locuaz y con un ritmo casi poético


Voces, ecos y secretos: 101 experiencias de la filosofía cotidiana | El Imparcial de Oaxaca

Hay personas que saben llevar la vida con calma y parsimonia, mientras que a otros nos gusta vivir a raudales en el mundo del caos y la prisa, debo de confesar que yo pertenezco a estos últimos, de repente cuando “no tengo nada qué hacer” me desespero, no sé vivir en calma, solo cuando estoy leyendo o entrevistando alguien, detengo ese torbellino de mi cabeza y me entrego a lo que me dice el otro.

En este contexto llegó a mí el libro 101 experiencias de la filosofía cotidiana de Roger-Pol Droit (Paris, 1949) cuya traducción se publica en México bajo el sello de Blackie Books, como paréntesis debo recordar que antes ya hemos hablado de esta editorial que comenzó en España y lleva unos meses abriéndose camino en nuestro país, hasta ahora por lo que he podido leer de su catálogo, su especialidad son las compilaciones de temas muy variados como el pensamiento de los escritores, sus desayunos, el cubo Rubik, los perros, los gatos o la filosofía ,como es el caso del libro de hoy que lo tenía en mi librero desde hace varias semanas y hasta ahora se me ocurrió adentrarme a sus páginas.

Si tuviera que describir que fue leerlo, diría que al principio tuve una sensación rara, luego una muy interesante. Pues resulta que Roger-Pol Droit, fiel creyente de que no basta solo con pensar, sino que hay que pensar en algo, ha reunido su vasta experiencia como divulgador de la filosofía para compilar 101 ejercicios mentales que proponen al lector maneras de hallar preguntas sagaces en momentos cotidianos.

Así como la clásica mayéutica griega -atribuida a Sócrates- que proponía el parto de ideas a partir del diálogo y la escucha, este libro propone actividades como “llamarse a sí mismo”, “quitarse el reloj”, “intentar no pensar”, “ir a la peluquería”, “oír nuestra voz grabada”, “telefonear al azar” y otra centena de actividades que pueden parecer banales pero que ya adheridas a nuestra rutina, realizamos cotidianamente.

Es muy probable que, para alguien amante de la prisa como yo, al principio resulte irrelevante o una completa tontería, pero al ir avanzando página tras página, mirar los ejercicios y leer las explicaciones, es admirable comprender esa manera critica de enfocar el pensamiento. Por eso Roger-Pol Droit dice en el prólogo “Para mí la filosofía no consiste solamente en descubrir ideas, sino en ponerlas aprueba”.

Su estilo narrativo es muy simple, bastante locuaz y con un ritmo casi poético, ya decía Fernando Savater, que lo más difícil de la filosofía es saber como transmitirla de manera sencilla y si bien 101 experiencias de la filosofía cotidiana (Blackie Books/ 2022) no es un libro de teoría, ni da un solo concepto de la alta escuela filosófica, sí es un divertimento, que pretende destacar lo esencial de manera ligera, pues como dice su autor “lo irrisorio conduce a lo serio”.

@Urieldejesús02


 

Relacionadas: