Vida y muerte, en telarines de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Vida y muerte, en telarines de Oaxaca

Figuras inspiradas en los códices o en las representaciones de la muerte son las propuestas de la familia de artesanos Decorcinco


  • Vida y muerte, en telarines de Oaxaca
  • Vida y muerte, en telarines de Oaxaca
  • Vida y muerte, en telarines de Oaxaca
  • Vida y muerte, en telarines de Oaxaca
  • Vida y muerte, en telarines de Oaxaca

Con propuestas nuevas, en las que la tradición se une con la innovación, el taller artesanal Decorcinco recrea la vida y muerte a través de figuras de tela. La colección de telarines calaverita, que se inspira en la cosmovisión de la cultura tolteca del México antiguo, habla de la dualidad en el mundo, que se opone y se necesita.

Reflexionar sobre la idea de que los seres humanos tienen un destino más importante después de la vida terrenal, es parte de lo que plantea la colección de muñecos de tela que fue presentada la noche del pasado viernes, en la galería de la cooperativa Huizache, en el centro de la ciudad de Oaxaca.

De ese pensamiento del México antiguo, la familia Salazar Ramírez retomó la idea de los cráneos para algunas de sus piezas, para compartir parte de esa cosmovisión, en la que el cráneo simbolizaba la vida eterna (por ser el último en desintegrarse tras la muerte).

La serie de telarines fue hecha con motivo de las festividades de Todos los Santos que tradicionalmente se celebran en Oaxaca.

Como una exposición en el espacio artesanal, Decorcinco presentó sus nuevas series de juguetes y figuras con tela de algodón, en donde además de la muerte y la vida, se habla de las culturas prehispánicas a partir de los códices.

Inspirada en el Tonalpohualli, la cuenta de los días en el México Antiguo y en 6 de los 20 días de la semana en ese tiempo (perro, conejo, venado quetzal, jaguar y Quetzalcóatl), Decorcinco creó la serie de telarines Códice, otra de las presentadas el viernes en la exposición.
Asimismo, ofreció parte de sus creaciones para las fiestas de Navidad.

La mantelería, tradición e innovación

Decorcinco es un taller familiar artesanal textil que surge en el año 1978, de los Salazar Ramírez. Inicialmente, elaboraba cortinas y manteles. Sin embargo, sus dos generaciones y con la tercera, que empieza a ser parte de esta familia, se ha dedicado a llevar las técnicas tradicionales a productos innovadores a partir de la tela artesanal de algodón.

Las colecciones presentadas el viernes son muestra de una labor de crecimiento del taller, que agrupa ya a 15 familias que dependen de él, y en la que “el arte popular o el oficio artesanal tiene un valor incalculable, que ha pasado de generación en generación”.

Fidel, uno de los miembros de la familia Salazar, explica que el oficio del que parte su trabajo, la mantelería, es uno relativamente reciente en el país, pues a diferencia de otras actividades como la alfarería, lleva 400 o 500 años de historia.

“Sin embargo, la mantelería se adopta como oaxaqueña, se fusiona con el telar de pedal y hoy tenemos lo que conocemos como las colchas, los cojines”, señala.

Asimismo, que basados en esa técnica y la idea de crear juguetes únicos es como surgen los telarines, un proyecto que este año cumple seis de irse desarrollando.

El pasado viernes 13 de octubre, Decorcinco inauguró una exposición de muñecos de tela de algodón, que muestran parte de la identidad y culturas de Oaxaca y el país, con ideas en que convergen tradición e innovación.

La exposición fue abierta en galería de la cooperativa de artesanos Huizache, ubicada en la calle de Murguía 101. La muestra permanecerá abierta al público durante un mes.