Marco Turra, un italiano radicado en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Marco Turra, un italiano radicado en Oaxaca

Realizó una ardua investigación sobre la forma del trueque o intercambio en los mercados


Marco Turra, un italiano radicado en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
En el libro podremos enterarnos cómo funciona el mercado a través del trueque o Tumin

Desde la época prehispánica ya existía el trueque; sin embargo, gran parte de la nación mexicana desconoce que este intercambio se dio antes de la Conquista, pues no existía la moneda para comprar algo requerido para el hogar o simplemente necesario para la comunidad mexicana.

Todas las personas tenían señalado un día a la semana para llegar al mercado de cualquier ciudad, donde descargaban a las bestias con productos del campo, es decir, la cosecha de frutas, semillas, etc. Mismas que exponían a la vista del público para que vieran las sandías, el frijol, el ajonjolí, el algodón, entre otras. Mientras los necesitados de algún producto entablaban plática con el campesino para hacer el intercambio; de esta forma se llevaba a cabo el trueque, un ejemplo: yo ofrecía ropa a cambio de fruta y así sucesivamente continuaba el gran mercado por falta de existencia de la moneda.

Con el transcurso del tiempo fue surgiendo la moneda de diferentes denominaciones, por lo que ya no se realizaba el intercambio sino la compra de lo que necesitaba la familia para su existencia. La moneda fue cambiando en su grabado llevando las ruinas de Teotihuacan y al reverso el águila nacional como un homenaje a nuestro símbolo patrio, poco a poco fueron apareciendo las figuras de los héroes mexicanos y, por último, el billete. Mucha gente ahorraba sus monedas o sus billetes para tener una caja fuerte de dónde tomar en algún momento necesario, con este hecho la gente fue cambiando en su forma de ser hasta llegar a la época porfiriana donde ya se distinguía a las personas adineradas o ricas. En tanto, la clase media iba al día, pero como tenía los campos productivos había de comer que para entonces era el motivo esencial de una sobrevivencia, quizá mucho más saludable para quienes adquirían la mercancía ya marchita. Pasaron muchos años para que los productos principales fueran procesados, fue entonces que México sufrió otro cambio que aceptó sin querer la nación mexicana.

 

Se puede adquirir en Casa Kit, en la calle de Hidalgo y Mier y Terán

 

Creatividad

La mayoría de los campesinos preocupados en su producción agrícola buscaban la forma de conservar bien el maíz que guardaban en la troja, ésta era construida con palos y palapas; luego en su plataforma le embarraban un poco de cal en bruto y lo tapaban con palmas; otros conservaban el frijol en costales con semillas de chile, para que el gorgojo no entrara y lo dañara; muchos trataban de venderlo, pero a veces se regresaban por las bajas ventas y era mejor conservarlo para que a la vuelta ya hubiera comprador. Con los animales a la venta no había problema, pues si no se vendían volvían al hogar hasta obtener un cliente.

 

Crítica

El Tumin es un libro creado por Marco Turra, un italiano radicado en Oaxaca, quien ya tiene a la venta los tomos necesarios para conocer la forma del trueque o la moneda autónoma. Se puede adquirir en Casa Kit, en la calle de Hidalgo y Mier y Terán. En el libro podremos enterarnos cómo funciona el mercado en esta casa a través del trueque o “Tumin”. Es maravilloso que Marco Turra haya realizado esta ardua investigación tan interesante para toda la nueva generación que desconoce la forma del trueque o cambio en los mercados, pues esta costumbre que a través del tiempo se esfumó por los cambio monetarios que inventaron para establecer la moneda o el billete que continúa vigente en todos los países del mundo, con diferente nombre como el dinero para los bancos con inversiones capitales en las industrias. Marco Turra nos vuelve al trueque un día jueves de cada semana con productos esenciales para la familia, hay intercambio de comida, de frutas, de legumbres, etcétera. Quien no tenga dinero puede asistir con algo para el intercambio como necesidad económica.


 

Relacionadas: