Froylán Méndez Bautista, un tejedor por herencia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Froylán Méndez Bautista, un tejedor por herencia

Desde su niñez aprendió la labor artesanal que su familia ha desempeñado desde hace años


Froylán Méndez Bautista, un tejedor por herencia | El Imparcial de Oaxaca

DOLORES JIMÉNEZ

Froylán nació en Teotitlán del Valle, Oaxaca. Inició a los 8 años jugando con los hilos en el cuadro de una silla, con lo que buscaba imitar a su abuelo Salomón Méndez, quien lo observó y poco a poco le enseñó a mover el pedal, así como la combinación de colores. En poco tiempo el niño aprendió a mover los pies y las manos observando siempre las indicaciones del maestro.

Pero él —en su despertar— va más allá comenzando a dibujar todo lo que le rodeaba, hasta sugerir a su abuelo la intención de hacer sus propios diseños; él aceptó con la condición de dejarse llevar en el proceso del aprendizaje como la elaboración de obtener los hilos, los tintes naturales obtenidos de los árboles, de la naturaleza, preparar las tinajas con agua para dejar caer el fruto de los tintes ya calientes entran las madejas de los hilos de lana, con el tiempo contado para colorear.

Para Froylán Méndez no fue tan difícil la enseñanza puesto que desciende de una familia de artesanos en la que la trasmisión del aprendizaje de su labor artesanal es de manera práctica desde su niñez; jugando, copiando, practicando en la comunidad zapoteca aprendió de manera autodidacta la preservación de su tradición. Con los años, Froylán comenzó a interesarse en la labor del proceso de pigmentación, retomando las técnicas ancestrales de su familia y comunidad.

Creatividad

En noviembre de 2018 cuando tuvo la oportunidad de formar parte del primer taller de pigmentación natural de arte textil impartido por el maestro Fausto Lazo Contreras, gracias a la convocatoria emitida por la Radio Comunitaria “Tsae Xiguiae”, en conjunto con el Centro Cultural  Comunitario “Laaz Galnazaak Xtee Xiguyae”. Dentro del taller aprendió diferentes técnicas de teñido y tejido para que al final del curso en agosto 2019 se realizará una exposición colectiva titulada “Tejiendo Sueños”, del grupo de jóvenes que sigue trabajando y compartiendo sus saberes a la misma vez innovando y rescatando técnicas originarias.

Durante el 2019, formó parte de la exposición colectiva titulada “Naturaleza”, que formó parte de la expo feria ecológica organizada por el Centro de Apoyo al Movimiento Popular Oaxaqueño (CAMPO). Para continuar su formación y aprendizaje en diciembre participa en el “Taller de teñido de lana con tintes naturales”, impartido por el maestro Román Gutiérrez en el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa). Interesado en nuevas técnicas para la elaboración de sus piezas, en febrero de 2020, participó en el taller de fieltro: elaboración de superficies y texturas para proyectos artísticos, impartido por el maestro Jesús Agustín Martínez. Al final del año participa en la exposición colectiva “Manos Creadoras”, en la galería Kevin Navarro y con el propósito de adquirir más conocimiento participó en el taller hilado y cardado, realizado en febrero de 2021.

Crítica

Con motivo del Día del Artesano, Rogelio Loredo publicó una nota en redes sociales “5 talentosas artesanas y artesanos que deben seguir en redes sociales”. Y otros comentarios más de distintas publicaciones donde enaltecen las obras de los teotitecos, especialmente de Froylán Méndez Bautista. Actualmente, tiene un proyecto que dio inicio en el 2018, el cual consiste en cultivar plantas tintóreas, con grana y cochinilla para poder crear sus propias gamas de este tinte, ya que él es un joven artesano interesado en especializarse en la pigmentación natural de lana, especialmente para trabajar la grana cochinilla con el añil. Considera que seguir rescatando, aprendiendo y compartiendo las técnicas originarias es mantener vivas sus raíces y preservar la sabiduría en la comunidad zapoteca.