Las Fábulas de Esopo desde la mirada de Francisco Toledo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Las Fábulas de Esopo desde la mirada de Francisco Toledo

La galería Quetzalli expone los grabados que el autor realizó en 2013 a raíz de una versión del libro.


Las Fábulas de Esopo desde la mirada de Francisco Toledo | El Imparcial de Oaxaca

Con una exposición de más de 50 grabados, placas, libros y carpetas, la mirada del artista Francisco Toledo sobre las Fábulas de Esopo son compartidas en la ciudad de Oaxaca. Desde el 17 de septiembre y durante un mes, la obra del artista juchiteco se expone en la galería Quetzalli, como una manera de recordar también su legado.

La exposición Fábulas de Esopo es una serie de grabados en los que Francisco Toledo (1940-2019) comenzó a trabajar luego de que un impresor descubriera una versión de este libro impresa en Oaxaca en 1848, bajo la edición del oaxaqueño Ignacio Rincón.

“Era una joya bibliográfica que no se conocía, y para celebrar este hallazgo decidimos hacer una carpeta con grabados y un facsímil del libro, después le agregamos al proyecto las traducciones a cuatro variantes del zapoteco”, señala Toledo en una entrevista de la que la galería recoge fragmentos para ahondar en la muestra.

La serie de grabados se vincula con otros esfuerzos del también activista, quien a través de varias publicaciones reunió las fábulas y las publicó en otras lenguas además del zapoteco: mixteco, mixe, ombeayiüts e ixcateco, y con su respectiva traducción al español. También evoca la presencia de las fábulas en la obra del autor, quien recordó alguna vez que su mundo artístico estaba muy ligado a las Fábulas de Esopo.

En técnicas como aguafuerte o punta seca, los grabados remiten a fábulas como la de “El anciano y la muerte” y “La liebre y la tortuga”. Aunque, como señala Guillermo Santos, también se proponen imágenes en las que es el espectador quien debe completar la narración.

“A Francisco Toledo le interesa una lectura de Esopo sin que necesariamente suscriban una moral determinada. Para Toledo es más acertado decir que con cada pieza que concibe es capaz de inventar una naturaleza, un modo propio de ser”, señala Santos, autor del texto de sala que complementa la exposición. En el mismo, describe a Toledo como un “fabricante o un fabulador de objetos inusuales” que “ha sentido la necesidad de reconstruir algunas de las fábulas de Esopo y colaborar así con su mítica figura”.

Sobre la exposición, la fundadora y directora de la galería Quetzalli, Graciela Cervantes y María Saldaña, respectivamente, señalan que la exposición es una manera de recordar el legado del autor, con quien la galería colaboró desde 1992.