Acervo fotográfico de Toledo regresa al Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Acervo fotográfico de Toledo regresa al Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo

El acervo iniciado por el artista oaxaqueño estuvo varios años bajo resguardo del IAGO y este sábado fue inaugurado como biblioteca en el espacio que fundó hace 25 años


Acervo fotográfico de Toledo regresa al Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo | El Imparcial de Oaxaca

El artista Francisco Toledo (17 de julio de 1940- 5 de septiembre de 2019) tuvo siempre un interés por la fotografía, al grado de realizar autorretratos como una exploración a su cuerpo. Pero esa inclinación, que quedó para la posteridad en la serie fotográfica, está también en el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo (CFMAB), fundado hace 25 años. 

En el aniversario 81 del natalicio del autor, celebrado este sábado, el CFMAB inauguró su biblioteca de fotografía, la que empezó con las donaciones del artista y se ha nutrido en estos años con donaciones.

“Teníamos la biblioteca de fotografía, pero no recuerdo haberme dicho: aquí hace falta un centro fotográfico, fue una cosa muy espontánea”, diría alguna vez el artista zapoteco nacido en Ciudad de México, pero que se consideró juchiteco de origen. Este sábado, ese acervo regresó al Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo (CFMAB), luego de estar resguardado por varios años en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO).

“La biblioteca vuelve a donde inició”, dijo Hazam Jara, director del IAGO, durante la inauguración del fin y ante bibliotecarios, a quienes agradeció su labor. En la actividad, estuvieron Sara López Ellitsgaard, presidenta de Amigos del IAGO y del CFMAB A.C., y los directores de las instituciones hermanas: Fausto Nahúm, director del CFMAB, y Daniel Brena, director del Centro de las Artes de San Agustín (CaSa).

Traer de vuelta los libros que formaron parte de la sala de fotografía del IAGO (reinaugurada en 2015) representa “una mezcla de emociones, pero creo que está en un mejor lugar, con respecto a que tiene más consultas y va a estar en mayor movimiento”, comentó Jara, quien añadió que la otrora sala tendrá un acervo de revistas y publicaciones independientes.

Fausto Nahúm, director del CFMAB, explicó que la colección bibliográfica es especial en tanto fue Toledo quien nutrió el acervo, mediante intercambios de su obra con artistas por libros. Pero que además ha crecido con donaciones de fotógrafos que tienen relación con el Centro”.

“Esa parte es interesante porque puedes ver lo que le gusta a otros fotógrafos, como Mary Ellen Mark o Graciela Iturbide, en los archivos del centro hay constancias de las donaciones que hacían en sus visitas al espacio. Mary Ellen venía a dar talleres y siempre donaba libros y películas que están en el acervo del Cineclub El Pochote”, comentó Nahúm.

Con la biblioteca, el CFMAB, que en septiembre cumple 25 años, reúne en un mismo espacio salas de exposición, talleres, un cuarto oscuro, la biblioteca con presentaciones de libros y charlas en torno a la fotografía.

En un comunicado, la asociación civil Amigos del IAGO, retomó lo dicho por su presidenta, Sara López Ellitsgaard, quien recordó que hace años estaba pendiente el retorno de la biblioteca al CFMAB, ubicada en el área que tenían la tienda y dirección del sitio.

“Para nosotros es muy importante que el CFMAB cuente con una biblioteca ya que proporciona más herramientas a los maestros que imparten clases y los alumnos. El acervo que regresa consta de más de 8 mil ejemplares y esperamos que a quienes les interesa la fotografía visiten próximamente las salas de exposición, la biblioteca, el cuarto oscuro y la tienda, ahora todo en la misma sede”, expresó López Ellitsgaard.

Para la apertura de la biblioteca, señala la asociación, se contó con el apoyo de la artista Trine Ellitsgaard, esposa de Francisco Toledo.