Alejandra Robles: “necesito ser creativa de otras maneras” | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Alejandra Robles: “necesito ser creativa de otras maneras”

Con un disco lanzado en enero de 2020, la cantante oaxaqueña se ha enfrentado al impacto de la pandemia de Covid en las actividades artísticas y culturales


Alejandra Robles: “necesito ser creativa de otras maneras” | El Imparcial de Oaxaca

La música es terapéutica. Pero para quienes como Alejandra Robles dependen de sus conciertos, de compartir su talento con los públicos, la pandemia mermó ese poder y cualidad de las artes. Con un disco lanzado en enero de 2020, la cantante oaxaqueña se enfrentó a un panorama incierto en medio de la promoción de Tropicalísima. Tenía varios contratos, inclusive para presentarse en Los Ángeles, California, y para varios festivales en el norte del país. 

“Fue duro aceptarlo al principio, estaba renuente y mi mente no entendía qué estaba pasando, me quedé sin trabajo y de repente dije: ‘a ver, no puedo seguir esperando a que esto pase, necesito seguir siendo creativa de otras maneras’”, cuenta la intérprete originaria de Puerto Escondido a más de un año de la emergencia que –aunque sigue– ha tratado de superar.

Alejandra Robles tuvo que reinventarse y a partir de 2021, tras caer en cuenta que la pandemia seguirá, se decidió a emprender varios proyectos y no solo impulsar su carrera sino las de otras personas vinculadas con su quehacer y las artes de Oaxaca.

“No importa si las cosas que estoy haciendo ahorita no me están generando dinero”, dice Robles sobre dos de esos proyectos: Las joyas de Oaxaca y Mis sesiones, en donde colabora con figuras de la cocina tradicional, de la poesía, del arte popular, la fotografía, el diseño y otras áreas.

No todo es dinero en esta vida, remarca en entrevista con EL IMPARCIAL, previo a su presentación en las Fiestas del Pitic, en donde cantará junto a la Sinfónica de Sonora. En momentos adversos, para la intérprete de la obra Catrina es más importante tener la mente ocupada, estar activos y sentir que se es útil en la vida.

Esto último la llevó a crear Mis sesiones, una serie fotográfica que se basa en modelar vestuarios de diseñadores de Oaxaca, mostrando el trabajo de las tejedoras, de las bordadoras, pero también de fotógrafos, maquillistas y otros profesionales. Además de difundir sitios que resguardan la riqueza cultural del estado.

“Empecé a invitar a la gente, a los fotógrafos; todo es en colaboración, igual con los espacios, y poco a poco fuimos haciendo como una hermandad porque los fotógrafos también se quedaron sin trabajo y querían que los vieran activos, los espacios también, las bordadoras, las tejedoras, maquillistas, peinadores. De alguna forma fue reactivar poco a poco con este proyecto”.

Alejandra Robles había lanzado en enero de 2020 su más reciente disco. En medio de la incertidumbre, trató de seguir con la difusión del álbum, uno que recoge temas como Bemba colorá, Mambo Lupita, La cosecha de mujeres, Escándalo y Te busco (este, en colaboración con Tania Libertad). No obstante, se sentía fuera de lugar.

“Era muy difícil para mí porque estábamos en medio de una pandemia y yo seguía hablando de la música, seguía hablando de Oaxaca y decía: Dios mío, siento que en estos momentos a nadie le importa’”.

En medio de la adversidad, la tristeza y la desolación que ha marcado la pandemia, la cantante afromexicana considera que la música es terapéutica. “Yo me aventé a eso, de decir que no importa, que aunque estemos en pandemia tengo que seguir porque esto en algún momento va a pasar”, cuenta quien en los primeros meses se deprimió. 

En enero de este año fue cuando emprendió su programa de entrevistas Las joyas de Oaxaca, que difunde en su canal de YouTube y en redes sociales. El desarrollar la serie la enfrentó con uno de sus temores: hablar con la gente. Soy tímida, reconoce la intérprete, quien superó este miedo junto a la cocinera tradicional Abigail Mendoza, y al mismo tiempo enfrentó un nuevo temor por la pandemia que ha mermado con el contacto físico entre las personas. 

“Me abrazó. En medio de la pandemia y las dos con miedo. Pero fue muy bonito y le voy a estar agradecida a Abigail porque fue la primera que me dijo que me va a ir muy bien”, confiesa. Poco a poco, Alejandra siguió contactando a los nuevos invitados de la serie, los maestros artesanos Jacobo y María Ángeles, de San Martín Tilcajete. Su última y más reciente entrevistada es la poeta Natalia Toledo.