Tradición oral zoque, a colección editorial | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Tradición oral zoque, a colección editorial

Con un segundo volumen que tiene como personajes al conejo y el coyote, la lengua zoque de San Miguel Chimalapas, Oaxaca, es compartida al público infantil y general


Tradición oral zoque, a colección editorial | El Imparcial de Oaxaca

Pensar en la oralidad como una manifestación cotidiana mediante la cual los pueblos originarios resignifican su existencia, además de fortalecer el “tejido comunitario” son los objetivos de la colección editorial “De animales y fábulas: literatura oral en lengua zoque”.

La tarde del pasado viernes, un segundo volumen de la serie fue presentado como parte de las actividades por el Día Internacional de la Lengua Materna, que se conmemora el 21 de febrero. El libro es parte del proyecto del investigador y escritor zoque Keving Hernán, quien fue apoyado por la investigadora Josefa Contreras, la editora Erandi Adame, la poeta Mikeas Sánchez y el artista José Ángel Santiago para el desarrollo y presentación del ejemplar.

“De animales y fábulas: literatura oral en lengua zoque” es una colección editorial hecha a partir de “narraciones bilingües recopiladas de la tradición oral del grupo cultural zoque en Oaxaca e ilustradas por diferentes artistas”. En este segundo volumen, con las creaciones de José Ángel Santiago.

En la presentación hecha de manera virtual por el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, Keving Hernán señaló que el objetivo de la edición es fortalecer los tejidos comunitarios de la comunidad de San Miguel Chimalapa, una de la región Istmo de Tehuantepec (Oaxaca) en donde se habla la lengua zoque.

La tradición oral es como volver a sentarse con los abuelos.

Hernán llamó a pensar en las oralidades como manifestaciones cotidianas de los pueblos, mediante las que resignifican su existencia. Al mismo tiempo, señaló que el objetivo es difundir la tradición oral de un pueblo zoque, el que como otros de Oaxaca o Chiapas comparte tal idioma.

Josefa Contreras, joven zoque de San Miguel Chimalapa, dijo que la producción del libro que apuesta a la recuperación de nuestra lengua y se ubica en un proceso de concientización y sensibilización colectiva, además de recuperar los esfuerzos de otros investigadores de la lengua.

Asimismo, que la colección se enmarca en un contexto donde es importante la defensa del territorio, debido a los megaproyectos que están afectando a las comunidades originarias y sus idiomas.

Mikeas Sánchez, poeta, escritora y traductora zoque de Chiapas, apuntó que “la tradición oral es como volver a sentarse con los abuelos, sentir su respiración, sentir la manera como nos contaban las historias, cómo a través de esa oralidad pueden recordarnos la memoria que poco a poco se ha ido olvidando, pero la palabra se mantiene presente y podemos acudir a ella cuando la necesitamos”.

Presentaron el segundo volumen de la colección.

Ver estos materiales, dijo, nos hace reencontrarnos con nosotros mismos y acercarnos a algo que sí nos pertenece, no como aquella literatura de las escuelas con historias ajenas o lejanas al contexto de las comunidades.

Erandi Adame, editora y diseñadora del libro, reconoció que el proceso la llevó a replantear quién o quiénes serían los lectores del libro, que, a diferencia de aquellos hechos en lenguas como el español, inglés o francés, son para un público específico: lector en zoque o hablante de él, o uno interesado en acercarse al idioma.

Para José Ángel Santiago, artista plástico que creó las ilustraciones de este segundo libro, sumarse al proyecto resultó en una experiencia muy enriquecedora. “Como artista, pintor o dibujante, no me había enfrentado formalmente a tener que ilustrar un texto y respetar la historia”, reconoció el joven originario de Juchitán de Zaragoza y hablante del zapoteco de esa región.

“Cuando estás leyendo el cuento, la idea de la imagen se empieza a desarrollar y quise respetar mucho la historia porque, aunque el libro está dirigido al público en general, la concepción de los niños es muy importante”, agregó sobre el ejemplar que si bien es para todo público tiene especial atención en la niñez.