Daniel Krauze: "Hay rasgos en el ADN que todos los partidos comparten"
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Daniel Krauze: “Hay rasgos en el ADN que todos los partidos comparten”

El escritor mexicano presenta en su cuarto libro, Tenebra, un viaje tras las bambalinas de la política del país

Daniel Krauze: “Hay rasgos en el ADN que todos los partidos comparten” | El Imparcial de Oaxaca

¿Qué hay tras las bambalinas de la política mexicana? ¿Son las primeras planas de los diarios el reflejo de un conflicto entre partidos y políticos? Con una ficción, el escritor Daniel Krauze (México, 1982) desgaja la realidad de un oficio que en teoría trata de un servicio público, pero que en la realidad “está fincado en hacerse rico a uno mismo”.

En Tenebra, su más reciente novela, el autor comparte una ficción “anclada de anécdotas reales, que seguramente ocurrieron”, que escuchó, le platicaron o que vio y leyó. “El espectador está entrando o viendo qué ocurre tras bambalinas en la política mexicana. Es una novela llena de datos, historias de políticos, no de lo que vemos en las primeras planas de los periódicos, sino de lo que ocurre tras bambalinas, como en lo oscurito”, señala.

Para conducir ese viaje, Krauze se vale de dos protagonistas, quienes se enfrentan en torno a uno de los políticos más poderosos del país, el senador priista Óscar Luna, que también ha sido gobernador en Quintana Roo. Uno es Julio Rangel, quien por la amistad con el hijo del senador es parte de su círculo cercano y equipo, aunque con ambiciones en su carrera política. El otro es Martín Ferrer, un hombre que por una disputa familiar busca vengarse de Luna.

En la novela, editada por Seix Barral, Krauze no sólo muestra las entrañas de la política mexicana, sino también, los riesgos que corren los periodistas “en un país como México”.

Luego de la investigación y el resultado llevado a novela, ¿cómo puede definirse a la política mexicana?

Es un sistema medio contradictorio. Me parece que en muchos casos es un oficio que debería hacer el bien al próximo, pero está fincado en hacerse rico a uno mismo. Es decir, después de ser doctor, creo que no se me ocurre otro oficio en el mundo en el que idealmente uno ejerza, en teoría, para hacer un bien a un tercero, un servicio público. Pero lo que vemos en México es lo contrario, por eso en Tenebra los políticos nunca hablan de política. No vas a encontrar ninguna escena en donde estén sentados en un café o restaurante platicando que: ‘esta ley debería pasar’ o ‘estoy muy preocupado por lo que está pasando en Oaxaca o en Nuevo León’. Hay un momento en el que el padre de Julio le pregunta qué opina sobre algo de Oaxaca y Julio ni siquiera tiene una opinión porque siente que los políticos, en Tenebra, no están ahí para hacer política y no están ahí para servir.

¿Se puede hablar de diferencias entre ser de un partido y de otro?

Creo que hay algunas diferencias, pero hay ciertos rasgos o características en el ADN que todos los partidos comparten. A mí esto me sorprendió mucho, igual y no lo es nada para nadie más, pero para mí fue sorprendente ver que muchos políticos que uno pensaría que son enemigos, por lo que ve en las primeras planas de los periódicos, se juntan para cenar y echarse sus whisky.

¿Cómo se mira o plantea la llamada Cuarta Transformación a partir de Tenebra?

Lo que plantea el libro es que hay una transición mucho más suave entre el PRI y la 4T, yo creo que mucha gente lo presiente, es lo que empecé a percibir conforme escribía el libro, que no iba a ser como punto y aparte. Y la prueba de que no es punto y aparte, a pesar de buenas noticias como lo de Lozoya, por ejemplo, o lo de César Duarte, es que ahí está lleno de dinosaurios priistas por todos lados; está el escándalo de (el académico afín a Morena, John M.) Ackerman y (su esposa, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira) Sandoval… Yo creo que muchísimas prácticas típicas de la política mexicana están ahí en la 4T.

La novela Tenebra está dividida en tres partes; en la tercera se señala, como apunta el autor de Cuervos y Fallas de origen, que la transición no es un corte de caja, sino que pareciera que el PRI y Morena se engarzan.