Covid-19 pega a las iniciativas cinematográficas
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Covid-19 pega a las iniciativas cinematográficas

En Oaxaca, al menos cinco iniciativas integrantes de Cedecine han suspendido sus actividades de proyección, formación y grabación


  • Covid-19 pega a las iniciativas cinematográficas
  • Covid-19 pega a las iniciativas cinematográficas
  • Covid-19 pega a las iniciativas cinematográficas
  • Covid-19 pega a las iniciativas cinematográficas
Fotos: Cortesía

Para las vacaciones de Semana Santa, el Cine Too había planeado un encuentro entre cinéfilos, al que llegarían sin saber qué película se proyectaría en la pantalla. Sólo que tras ella podrían platicar con otros espectadores e intercambiar puntos de vista sobre el filme. Los planes quedaron en eso, y así como otros cineclubes, salas y espacios independientes o iniciativas de proyección intinerantes y comunitarios del país, el Cine Too cerró sus puertas temporalmente.

Fue, como otros, orillado a decidirse por eso y sumarse a las medidas de prevención establecidas en el país ante la pandemia de Covid-19. Aunque habría terminado por hacerlo de haber esperado hasta este miércoles, cuando el Ejecutivo Estatal decretó el cierre de espacios como éstos en todo el estado de Oaxaca.

Sin embargo, su decisión se originó el fin de semana y la comunicó el martes, un día después de que la Comunidad de Exhibición Cinematográfica, Cedecine, de la que es parte, informara su adhesión a las medidas de prevención de las que han tomado parte sus casi 100 miembros.

CINCO INICIATIVAS AFECTADAS

Pero esto no es lo único que señala el documento disponible en la página web de Cedecine. El escrito subraya la preocupación por el destino de las más de 90 iniciativas en los 32 estados. Cinco son de Oaxaca: la sala comunitaria Cine Too, la muestra itinerante El Lugar que habitamos, el circuito de exhibición y formación OaxacaCine, la Comisión Fílmica de Huatulco y Cinema Cuervo.

Y ante las afectaciones por los cierres o el futuro incierto, los miembros firman la carta en la que llaman a las autoridades de los tres niveles de gobierno a tomarlos en cuenta “en la coordinación y previsión de acciones que garanticen” sus “derechos culturales y promuevan mecanismos de apoyo” para este sector que “se encuentra tremendamente desprotegido”.

Ante la contingencia sanitaria y la pandemia que ya rebasa los cientos de casos en el país, “entendemos que es inminente la necesidad de suspender nuestras actividades de manera indefinida, como una medida de seguridad para nuestros públicos y para la sociedad mexicana en general”, señala el documento.

Sin embargo, añade que tales medidas son a su vez “una amenaza que pone en riesgo la continuidad de muchos proyectos y espacios, particularmente aquellos que dependen de sus funciones y actividades paralelas para sostenerse”.

EL CINE TOO

El Cine Too, una sala creada por la Asamblea Comunitaria de Guelatao de Juárez, no está exenta de las consecuencias por el cierre de sus instalaciones. Aunque la operación está delegada a un grupo de jóvenes de la comunidad formados en cine y cuenta con el apoyo del pueblo, esta sala obtiene algunos ingresos con sus funciones, así como por la venta de productos de su cafetería y para el consumo en las proyecciones.

“Con una medida como ésta pasamos a ser parte de todos los pequeños negocios que se van a ver sumamente afectados por la contingencia”, cuenta Luna Marán, programadora de la sala comunitaria abierta en diciembre de 2016. Los ingresos del Cine Too son pocos y apenas cubren el servicio de energía eléctrica y el honorario de una colaboradora que atiende el espacio, expone.

OTROS SERVICIOS

El recinto, aclara Luna, sobrevive con lo obtenido en su cafetería, un servicio de hostal, la taquilla y algunas donaciones de particulares. Por ello cree que en tiempos como éste será necesario recurrir a estos últimos para pedir ayuda y así la sala y sus proyectos se retomen tan pronto lo permitan las indicaciones de autoridades de salud en el país y el estado.

Por lo pronto, habrá que hacer limpieza profunda y revisar el catálogo de casi mil películas o hacer la labor que se ha dejado de lado en el día a día de las funciones, explica la realizadora. Ella piensa que hay que tomar la contingencia por el lado positivo y diseñar la ruta de fondeo para el proyecto. Aunque no por ello olvida el llamado hecho a las autoridades en la materia y externado en el comunicado de Cedecine.

“En el caso de Oaxaca, nos gustaría pensar que sí puede haber una interlocución con el estado y que las áreas artísticas de los emprendimientos culturales se pueda tener un apoyo para pasar la contingencia. En otros países hemos estado viendo que hay suspensión del pago de luz, uno de los gastos más fuertes en el caso del Cine Too, y ver de qué manera el estado puede auxiliar para evitar la situación económica que vamos a pasar todos los proyectos a nivel nacional e internacional”.

Esta contingencia golpea duro y las salas independientes tienen su propia crisis histórica refiere la directora del largometraje Tío Yim, quien espera que se pueda colocar al cine y al arte como una de las primeras necesidades de la sociedad.

LA COMISIÓN FÍLMICA DE HUATULCO

Como ella, el gestor cultural Óscar Sánchez L. también observa varios obstáculos para el cine en medio de la pandemia actual. Su firma, como la de otros impulsores del cine en el estado, aparece en la carta de Cedecine. Aunque en su caso, las afectaciones abarcan más allá de la exhibición cinematográfica. Si bien, es uno de sus ejes, la Comisión Fílmica de Huatulco, de la que es su director, trabaja desde marzo de 2017 en áreas diversas: la capacitación, la difusión cinematográfica y como enlace y apoyo para productoras que quieren grabar películas en el estado.

A diferencia de otras comisiones del país, esta no depende de ningún gobierno, sino que opera como asociación civil. Por ello, las medidas adoptadas por los miembros de Cedecine han impactado no sólo en las proyecciones, sino en los programas de capacitación y de gestiones para las grabaciones que se habían establecido para los próximos meses.

“Como somos exhibidores e independientes, pertenecemos a Cedecine y (la contingencia) nos afecta en que tuvimos que cancelar un programa de actividades de exhibición contemplado para estas fechas”, comparte como una de las primeras consecuencias.

La otra, al ser un ente que apoya y gestiona permisos para productoras, impacta en las coproducciones de dos largometrajes que se planeaba grabar en los meses siguientes en Oaxaca.

LAS COPRODUCCIONES

“Estamos en proceso con dos coproducciones de dos largometrajes que se tienen intenciones de que se hagan en Huatulco; una es de México-Estados Unidos y la otra de México con Argentina. En una de ellas íbamos muy avanzados, desafortunadamente, por esta situación se pospone el rodaje con fecha indefinida porque no sabemos cuáles van a ser las circunstancias financieras dentro de dos o tres meses”, ahonda. Para Sánchez, las afectaciones van más allá de la imposibilidad de grabar; para él, afectarían la generación de empleos o ingresos en este destino turístico en torno a tales producciones.

Pero así como la realizadora Luna Marán, confía que de momento esta suspensión de actividades permita atender y mejorar los proyectos que se han planteado.


 

Relacionadas: