En Oaxaca, la reconstrucción de templos concluiría en el año 2021
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

En Oaxaca, la reconstrucción de templos concluiría en el año 2021

Con 30 templos concluidos a la fecha, el INPAC estima que al terminar este año se logre atender al 80% de los 190 inmuebles para los que le corresponde ejercer recursos del Fonden

  • En Oaxaca, la reconstrucción de templos concluiría en el año 2021
  • En Oaxaca, la reconstrucción de templos concluiría en el año 2021
  • En Oaxaca, la reconstrucción de templos concluiría en el año 2021
  • En Oaxaca, la reconstrucción de templos concluiría en el año 2021
  • En Oaxaca, la reconstrucción de templos concluiría en el año 2021
  • En Oaxaca, la reconstrucción de templos concluiría en el año 2021

A raíz de los sismos de septiembre de 2017, el estado de Oaxaca tuvo afectaciones en 587 inmuebles históricos, según señalan el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Instituto del Patrimonio Cultural (INPAC). De esta cifra, 34 tuvieron daño severo; 308, moderado, y 245, daño menor. Si bien, el INAH tiene un seguro y negoció para que con éste se atendiera al mayor número posible, no todos quedaron cubiertos, explica, Amando Bohórquez Rodríguez, titular del INPAC, un organismo estatal que de esta cifra tiene la responsabilidad para encargarse de que los recursos y las acciones se cumplan en casi dos centenares de tales inmuebles.

Para estas responsabilidades, Bohórquez estima que la reconstrucción se termine el próximo año, aunque confía en que a fines del actual se tenga un avance del 70 u 80 por ciento. Por lo pronto, son 30 los templos concluidos de los casi 200.

LAS ATENCIONES

El funcionario señala que las atenciones se han dado desde el primer día después de aquellos fenómenos, pero que otra cuestión ha sido la gestión de los recursos para atender los daños, para los que los seguros del INAH no fueron suficientes, sino que hubo que recurrir al Fondo de Desastres Naturales (Fonden).

En el estado, el INPAC está a cargo de la reconstrucción de 190 inmuebles beneficiados con este fondo, la mayor parte son templos católicos y algunos de otra índole. De ahí que haya relaciones con autoridades y organismos eclesiásticos, expone.

“Cada templo tiene su particularidad y como INPAC va proponiendo el proceso y técnica de intervención, pero es el INAH el organismo normativo y el más capacitado para validar y darnos las autorizaciones, lo cual nos da la pauta para comenzar los trabajos de restauración de cada uno de ellos”, refiere.

Hasta ahora, son “cerca de 30 templos concluidos, lo que quiere decir que la parte de los bienes muebles e inmuebles ya están restaurados. En proceso, están otros 40, y el resto (120) continúa en revisiones por parte del INAH”, aclara.

La confianza porque se tengan a varios más en proceso antes del mes de julio, Bohórquez la basa en que “los proyectos ya están en revisión” y el INAH ha agilizado las autorizaciones.

Y aunque este total de inmuebles tiene cobertura del Fonden, la atención depende de que se ejerza el 50 por ciento del monto total. Después de ello se renovará el convenio entre el INAH y el INPAC para que este último acceda al porcentaje restante y lo emplee. “Hoy podemos decir que tenemos coberturados 80 o 90 inmuebles, en función del presupuesto de cada uno, pero es cuestión de renovar el convenio”.

Aparte de ello, ¿de qué dependería concluir lo más pronto posible la reconstrucción de estos casi 200 inmuebles?

Bohórquez reconoce que ésta, al ya tener los recursos para la atención, dependerá de la agilidad con que el organismo a su cargo elabore los proyectos.

“La elaboración va en coordinación con las opiniones del INAH y en muchos casos no es que no nos pongamos de acuerdo, es que los inmuebles tienen daños realmente severos y se resume a un tema de análisis estructural”. Este análisis tiene que ver con el entendimiento de acciones específicas según se trate de bienes muebles, que abarcan retablos, imágenes religiosas, murales, por ejemplo, o de bienes inmuebles, es decir, la construcción como tal, para la que se requieren estudios más especializados y eso alarga los procesos de atención.

Sin embargo, Bohórquez se muestra confiado en que a finales de 2020 se haya avanzado con al menos el 70 u 80 por ciento de los 190 inmuebles afectados que están bajo la responsabilidad del INPAC. En el siguiente año, según sus estimaciones, sólo se atenderían detalles de los ya iniciados.

¿Hay suficiente personal para llevar este ritmo de trabajos?

Bohórquez dice que aunque se han dedicado a otras áreas de la restauración, los especialistas en el estado de Oaxaca no necesariamente han estado vinculados a áreas como las que requieren los procesos de reconstrucción a raíz de los sismos, pues estos son incluso más ligados a lo artesanal y artístico. Y eso ha influido en el avance del proceso que el instituto tiene a cargo.

La mano de obra es limitada, reconoce, aunque señala que a través de los colegios de arquitectos u otros entes se han desarrollado cursos para contar con más personal y así asegurar la cobertura para los proyectos.

Hace unos meses, la Comisión de bienes eclesiásticos y arte sacro de la Arquidiócesis de Antequera señalaba que en algunas poblaciones con templos afectados se podía percibir la necesidad de atenderlos lo más pronto posible.

Esta situación es remarcada por el titular del INPAC, quien dice que la necesidad es compartida por todas las poblaciones con estos casos, pero que la velocidad de atención depende de las prioridades, pues en algunos casos las celebraciones no se pueden hacer al interior, como sí ocurre en otros con menos daños.

Entre los templos con daños severos, están los de la región del Istmo, al ser la más afectada por los terremotos de hace más de dos años.

LOS HALLAZGOS DE LA RECONSTRUCCIÓN

Así como autoridades del INAH han comentado de algunos hallazgos durante la atención a zonas arqueológicas, los templos católicos y otro tipo de inmuebles históricos también han sido sitios en los que se van encontrando objetos. “Arqueología es lo que encontramos en todos lados”, relata Bohórquez sobre objetos a partir de los que explica que eso da cuenta de la historia del estado, incluso más antigua de la que se ha podido imaginar.

Ejemplos de tales hallazgos se han dado en el exconvento de Guadalupe, en la ciudad de Oaxaca, que ahora es una escuela y ha sido de las más afectadas. Además de tener un proceso lento con varios análisis para seguir este, pero durante el cual se han percatado de una gran cantidad de objetos arqueológicos en su basamento, en los cimientos del exconvento. “Y hoy quererlo reforzar nos ha traído muchas complejidades porque hay que armonizar lo antiguo, lo histórico, la originalidad, con la temporalidad de hoy. Ha sido un reto interesante, estructuralmente hablando; lo vamos resolviendo, pero todavía va a llevar sus meses antes de verlo concluido”.

 

Relacionadas: